Gutiérrez hizo un balance del primer semestre de su gestión frente al Ministerio de Trabajo

Compartir

En una extensa entrevista que brindó a la Secretaría de Estado de Comunicación Pública y Medios, Julio Gutiérrez, ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, hizo una exhaustiva evaluación de los primeros seis meses a cargo de la cartera laboral. Esta entrevista se emitirá por la pantalla de Canal 9 y también se replicará en las redes sociales de las cuentas oficiales.

En primer término detalló cómo encontró el organismo y luego, desarrolló un temario relacionado con los principales conflictos en los que tuvo que intervenir y la relación con los gremios estatales con los cuales, en mesas paritarias, se discute, entre otros aspectos, salarios y condiciones laborales.

Al evaluar los primeros seis meses de gestión, Julio Gutiérrez afirmó que “para muestra vale un botón” y, asoció este conocido refrán con el hecho de haber encontrado, cuando asumió su cargo, un trabajador en negro prestando servicios en la cartera que está para defender los derechos de los trabajadores.

“Desde ahí venimos” agregó, al tiempo que enumeró “ni hablar en las condiciones en que trabajaba la gente, estaba detonado. Montañas de expedientes tirados por los pasillos que tuvimos que sanear, una sobrepoblación de gente que tuvimos que ordenar y cuatro delegaciones cerradas”.

De esta manera, aseguró que “reconstruir el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, para nosotros, fue un gran desafío, tuvimos que generar políticas diferentes o crear políticas que no existían y eso, entre otras cosas, nos permitió empezar a hacer un trabajo serio con los expedientes y abrir las catorce delegaciones que existen de este ente en toda la Provincia, que son fundamentales y que ahora están funcionando a pleno”.

En este punto, si bien observó que “el estado provincial, en materia económica, tiene problemas”, en cuanto a la actitud de los 142 trabajadores que se desempeñan en la cartera laboral, subrayó “quiero hacer un reconocimiento al personal porque, como todos saben, no cobran grandes sueldos, de hecho están por debajo de la canasta básica y, sin embargo, muchos ponen la mano en el bolsillo para hacer su trabajo”.

“Esas cosas son muy valorables y creo que hay que reconocerlas” remarcó y, en ese sentido, dijo que con la participación de los trabajadores y de los cargos políticos “cambiamos el organigrama donde incluimos un auditor interno que ya está trabajando y que, gracias a todas las autorías que hemos hecho, hemos descubierto un montón de irregularidades”.

 “Estamos en este proceso de ordenamiento y, seguramente, van a aparecer nuevas cuestiones que las vamos a denunciar en la justicia, no sólo públicamente” continuó, al tiempo que destacó que la nueva organización “requiere integrar a otros organismos para cualificar la labor de contralor del Ministerio”.

Al respecto, recordó que se renovó un convenio con la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) para que los inspectores cuenten con tablets que tienen una aplicación para cargar las actas. “Con este equipamiento –añadió- el trámite tiene un proceso administrativo inmediato, se genera un documento que está online y lo pueden ver todos y evitamos que se pierdan las actas”.

“Con las auditorías se terminó la corrupción”

“Claramente, la corrupción había corrompido todo el Estado”, declaró el ministro de Trabajo en un juego de palabras que hace referencia a las auditorías implementadas en el organismo y, en ese marco, explicó que “muchos expedientes estaban caídos y cuando uno dice que esto, lo que está diciendo es que una denuncia que hizo alguien que estaba pasando por algo anormal o ilegal en su trabajo, se le venció el derecho a reclamar porque vencieron los tiempos en que las denuncias deben ser tratadas”.

De esta forma, detalló que “entonces, decidimos tomar como año de referencia el 2018 y analizamos todos los expedientes que todavía podíamos salvarse y la  idea fue empezar a digitalizarlo para que nadie pierda derechos, sea empresario o sea trabajador”.

“Nos hemos encontrado –aseveró- que también se violaban derechos y que en la resolución de los trámites había excesos, puede ser por amiguismo o por otra cosa, pero el tema es superar ese tiempo y tener una gestión que sea lo más justa posible”.

Por otra parte, se refirió a la auditoría en la cuestión financiera del ente. En ese contexto, informó “se hizo una investigación de las cuentas que tenía el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social desde 2019 y que no debían existir, ya que todo debería haber estado en una cuenta única que tiene el Ministerio de Economía, Finanzas e Infraestructura”.

“Había cuentas que eran de terceros, otras que tenían que ver con pagos por cuenta y orden, en donde ingresaba dinero y de ahí se pagaban cursos, distinto tipo de beneficios y subsidios, entre otra cantidad de cosas” relató, en tanto fue contundente al señalar que ese “no es el formato del área a mi cargo, el Ministerio de Trabajo tiene que ver con otras cosas, con generar posibilidades para que el que no tiene trabajo, lo tenga y para que aquel que si tiene trabajo y tiene una dificultad o un conflicto, pueda administrar esa situación con nosotros”.

Gutiérrez reportó que hasta ahora, “se han encontrado cuatro cuentas” y no descartó que puedan hallarse más irregularidades, mientras tanto, se continúan con las auditorías y, en ese marco confirmó que “estamos analizando” lo hallado y “estamos recibiendo, desde la entidad bancaria, el formato de administración de ese dinero para poder cuantificarlo”.

“Todavía estamos en ese proceso” clarificó, al tiempo que se mostró prudente al señalar que “yo quisiera decirte a la gente que mañana estamos denunciando esto que te estoy contando, pero quiero tener toda la información para entregársela a la justicia. Si encontramos algo irregular, no vamos a ir a un medio a hacer una denuncia, vamos a ir a la justicia y le vamos a hacer el procedimiento como corresponde”.

“Lo que sí puedo decir —manifestó— es que hace una semana, pasamos una auditoría del Tribunal de Cuentas, organismo que calificó con un 10 a nuestra gestión desde diciembre para acá. Al menos, en materia administrativa, no estamos haciendo las cosas bien, estamos haciendo lo que hay que hacer”.

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social está para asesorar en toda situación laboral, sea en el sector público o en la actividad privada

Más allá de coordinar y fiscalizar las políticas inherentes a la promoción del trabajo, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social tiene como atribución esencial la de entender en todo lo relativo a la aplicación de los regímenes y contratos de trabajo, ya se trate del sector público como de la actividad privada, y es el organismo donde todo ciudadano que necesite consultar sobre su situación de trabajo, puede asistir para recibir el asesoramiento correspondiente.

Con relación a este rol, Gutiérrez admitió que por lo general “toda la atención se la llevan las paritarias estatales y la realidad es que tenemos intervención en más cuestiones privadas que las que tratamos en el sector público”.

“El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social no sólo trabaja a nivel provincial sino que también tiene acuerdos con la Nación para entender en conflictos que por estar en nuestra jurisdicción nos afectan porque, en definitiva, nuestra intención es que no hay conflictos laborales en jurisdicción santacruceña” expresó y mencionó que a principios de año, cuando todos los ministerios le presentaron al gobernador Claudio Vidal el plan de trabajo “nosotros hicimos centro en la necesidad de organizarnos para estar adelante de los problemas”.

A modo de ejemplo, comentó sobre la intervención que está teniendo la cartera laboral en materia portuaria, donde están colaborando en el ordenamiento sindical de los puertos de Santa Cruz. En ese sentido, reveló que “hace poquito firmamos las paritarias en Puerto Deseado y esta semana que cerró se estuvo  desarrollando una audiencia en Caleta Olivia, donde estamos generando un acuerdo que no tiene todavía rango de convenio colectivo, pero sí es un formato de trabajo que van a tener los estibadores que están en plena organización de su sindicato.”

En tanto, con relación a Puerto Deseado sostuvo “hemos acordado en paritarias con los trabajadores portuarios, guincheros, apuntadores y estibadores, que son los que hacen la descarga de los buques cuando llegan a la unidad portuaria”.

A las acciones que se están llevando adelante en las estaciones portuaria, el ministro Gutiérrez hizo mención de los inconvenientes laborales que surgieron apenas iniciada la administración de Claudio Vidal y que estuvieron relacionados con la decisión del Gobierno Nacional de no apoyar la continuidad de las represas sobre el río Santa Cruz y el Yacimiento Carboníferos Río Turbio (YCRT).

“Nosotros vemos un conflicto laboral, sea donde sea, si se desarrolla en la Provincia, tenemos injerencia y lo abordamos rápidamente”, recalcó. Al tiempo, que recordó que “teníamos el peligro de perder muchos puestos de trabajo, nos hicimos cargo y llevamos adelante las acciones para evitar esa situación”.

De esta manera, volvió a remarcar que “cualquier conflicto que tengamos en la Provincia, sea nacional, estatal, municipal, provincial o privado, siempre que se desarrolle en Santa Cruz, nosotros lo abordamos”.

Otra problemática importante, que se hizo evidente apenas asumidas las nuevas autoridades, estuvo relacionada con el despido de trescientos trabajadores que prestaban servicio en el Estado Provincial a través de la Cooperativa Macro.

El titular de la cartera laboral hizo un resumen de las gestiones llevadas adelante y empezó rememorando que la firma “da inicio a una debacle poniendo en marcha una serie de situaciones indeseables por decisión de empresarios que son delincuentes y los califico de esa manera porque infringieron la ley, entre otras cosas,  pagándole la mitad del sueldo a la gente”.

“Para cobrar sus facturas –siguió- que decían que eran de 800 millones de pesos, mandaron a la gente a Casa de Gobierno, diciéndole que los iba a echar y fue entonces que el Gobernador decidió atenderlos. Yo acompañé a Claudio Vidal y les dijimos que sus trabajos estaban garantizados y que íbamos a hacer una acción conjunta para que eso continúe así”.

El funcionario señaló que dentro de la investigación “descubrimos que no solo los querían despedir, sino que les venían pagando la mitad del sueldo hace mucho tiempo e hicimos todo lo necesario para que los trabajadores iniciaran el reclamo con lo que logramos generar un derecho que no tenían”

“Descubrimos que un trabajador de Macro que se desempeñaba para el Estado cobraba el 50 % menos que otro que trabajaba para un supermercado. Así los venían estafando, laboralmente, hace un montón de años” reiteró,  mientras insistió en que “nosotros logramos que esa gente tenga un derecho y aparte de todo eso, con el dinero que se le debía a Macro, empezamos a pagar nosotros, por cuenta y orden, la indemnización que le correspondía a cada persona”.

Tras aclarar que Macro “empezó a generar instancias judiciales para no pagar” puntualizó que “se decidió que la gente iba a pasar a una cooperativa y en todo este tiempo se están liquidando las indemnizaciones”.

Por ese motivo, indicó que “hay que decirle a la gente que gracias al derecho que le hemos generado con la sentencia administrativa, tienen dos posibilidades para canalizar los reclamos y ahora tiene dos años por delante para ejecutar su derecho”.

“Si algún trabajador ex-Macro cree o percibe que fue violentado su derecho, lo puede reclamar y se puede acercar a la oficina del Ministerio de Trabajo para asesorarse” apuntó. 

Comenzó la tercera ronda de paritarias estatales

Con la apertura de la discusión paritaria de educación el pasado 19 de junio, el Gobierno Provincial dio inicio a la tercera ronda de debate por mejoras salariales y laborales con todos los sectores de trabajo del Estado. Consultada su opinión en cuanto a cómo se han venido desarrollando las conversaciones con los sindicatos signatarios, el ministro de Trabajo reconoció que “empezamos con una relación compleja porque nosotros queríamos hacer entender que veníamos a proponer un nuevo modelo de trabajo y queríamos una dinámica diferente”.

“Eso costó –añadió- porque era muy laberíntico el abordaje de los temas y nosotros preferíamos buscar un camino más corto, siempre pensando en beneficio de los trabajadores y proponiendo para ello una discusión más franca. Por eso, puedo resumir que en la primera paritaria nos conocimos con los distintos actores y, en la segunda, directamente, pudimos avanzar sobre los temas que nos importaban”.

Gutiérrez inició la tercera etapa con la convicción de “buscar rápidas soluciones para la gente”, ya que lo que no se quiere “es estar un mes discutiendo porque el trabajador pierde cobrar durante todo ese tiempo. Entonces, pretendemos hacer el debate que corresponde entre la última semana de junio y la primera de julio, para que se pueda abonar rápido lo acordado y no desgastarnos en debates que no van a ningún lado”.

Sobre ese tema, se mostró esperanzado en lograr “un gran diálogo y trabajo conjunto con los gremios” y, en esa línea de pensamiento rememoró que por mandato del gobernador Claudio Vidal “iniciamos un plan de trabajo que tiene que ver con discutir las paritarias cada dos o tres meses, lo que sea necesario, en un plan de trabajo anual”.

Consultado si esa decisión tiene que ver con la situación económica y los niveles inflacionarios que afectan al país, enfatizó que “nosotros queremos que a fin de año los sueldos estén por encima de la canasta básica. Este es el trabajo que nos encomendó el Mandatario Provincial”.

“Esta no es sólo una tarea del Ministerio de Trabajo –acotó- es un plan que tiene todo el gabinete, todos tenemos la responsabilidad de optimizar el presupuesto para no gastar de forma innecesaria,  porque eso es lo que nos permite sentarnos y discutir la paritaria con una oferta que corresponda y encontrar soluciones y acuerdos”.

Más adelante recordó que hace poco el gobierno de Santa Cruz saldó una deuda importante que tenía con el Estado nacional y había sido contraída por la ex gobernadora Alicia Kirchner apenas su espacio político perdió las elecciones el año pasado. “Entonces –dijo el ministro- ahora sí podemos pensar que este ajuste en el gasto, nos va a permitir un ahorro para poder discutir, seriamente, las paritarias”.

“Eso debe ser motivo de orgullo para los que viven acá” observó y reflexionó que “antes íbamos a Buenos Aires, nos miraban raro y nos decían que éramos chorros o que íbamos a manguear, pero hoy se nos está conociendo por las buenas obras y por las buenas cosas que se está haciendo en Santa Cruz”.

Y reiteró que Vidal “es el primer gobernador después de tantos años que va a Buenos Aires a pagar y no a pedir. Hoy no tenemos deuda y podemos pensar que este ajuste en el gasto nos va a permitir tener una buena paritaria”.

Violencia laboral

Dentro de los debates que se generan en las mesas paritarias se abordan temas que exceden lo meramente económico, si bien mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores del Estado es esencial, no es menos importante cualificar las condiciones laborales en otros aspectos.

En este marco, el ministro Gutiérrez opinó que, entre los temas recurrentes que se presentan en las mesas paritarias, “están los relacionados con la violencia laboral” y, en ese aspecto, estimó que “estoy convencido de que esto sucede por falta de capacitación. Si formamos a la gente, creo que estos temas, prácticamente, pueden desaparecer de nuestra vida laboral”.

En esta línea de pensamiento informó, que en el ámbito privado se está trabajando con talleres específicos para intervenir en estas problemáticas, la idea del titular de la cartera laboral es “trasladar esa propuesta” al ámbito estatal y, si bien todavía la iniciativa es un bosquejo, ratificó su compromiso de “organizar espacios de trabajo amplios, donde participen todos los sectores bajo un formato que permita encontrar una solución concreta a los problemas de este tipo”.

“Creo que hay que poner atención y fomentar y perfeccionar las capacitaciones para que todos sepan distinguir los tipos de violencia, qué hay que hacer en cada casa y cómo hacerlo”, consideró.

“Si tengo que dejar la cartera laboral, quiero hacerlo con la satisfacción del trabajo cumplido”

En el final de la entrevista, luego de aclarar que así como el Gobernador eligió a sus colaboradores, también puede decidir renovar los cargos, lo único que le preocupa de dejar su puesto es “irme con la satisfacción del trabajo cumplido”.

“Estamos trabajando en la modernización del Ministerio y cuando concluya mi tarea me interesa que la balanza se incline más por el “haber” que por el “debe” y por eso, como dije antes, no estamos haciendo las cosas bien, estamos haciendo las cosas como se deben hacer”, afirmó.

El funcionario se refirió a las palabras del gobernador Claudio Vidal cuando el pasado 13 de junio se derogó la Ley de Lemas y, coincidió con el Primer Mandatario en que “estamos cambiando la matriz cívica para los santacruceños y todos los que estamos dentro del Gobierno Provincial estamos trabajando en ese sentido”.

Luego invitó a la ciudadanía a “formar parte de la transformación” y fundamentó “esto no quiere decir que tenemos que salir con las banderas del gobierno, sino venir a aportar ideas que pueden mejorar la vida de los que viven acá”.

“Aunque suene trillado –resaltó- estoy convencido de que si la va mal al gobierno le va a ir mal a todos los ciudadanos. Por eso vuelvo a invitar a todos a sumar sus ideas para formar parte de la transformación, sabiendo que estamos trabajando para que a la gente le vaya mejor y estoy seguro de que va a hacer así y vamos a empezar a ver cambios a finales de año”.

Por último, fue concluyente al destacar “de todo lo que pasó acá antes, se va a ocupar la justicia y todos los que hicieron mal van a tener que caminar por los pasillos de los tribunales, el resto de los ciudadanos tenemos que tomar la posibilidad de renovar aportando ideas para mejorar”.

También