Homenaje a Bonifacio “El Gaucho Luna” al conmemorarse el Día Nacional del Gaucho en Cañadón Seco

2512

El acto se llevó a cabo en la tarde del miércoles en el mismo sitio donde estuvo la Caballeriza de YPF, la cual fue parciamente recreada en el mes de junio pasado por la Comisión de Fomento de Cañadón Seco.

Para ello se utilizaron los restos de estructuras que formaron parte del sector laboral de los operarios de la empresa cuando era totalmente estatal, emplazándose también esculturas de equinos.

Estos trabajadores recorrían a caballo las baterías y pozos petroleros a fin de tomar niveles de producción y reportar el funcionamiento de equipos de bombeo dado que en la década del 60 los caminos para automotores en yacimientos eran prácticamente inexistentes.

El primer encargado de ese grupo  fue Bonifacio Luna, a quien llamaban  “el gaucho” y vivió muchos años en el entonces campamento ypfiano con su familia.

Además, fue uno de los primeros dirigentes gremiales que estuvo al frente de una huelga de petroleros y con gran coraje se plantó delante de una comisión de efectivos del Ejército que llegó para desactivarla armas en mano, poniendo en riesgo su propia vida.

Por ello, la comuna de Cañadón consideró oportuno rendirle homenaje justamente al celebrar por primera vez en ese lugar el Día Nacional del Gaucho, fecha instituida en 1993 por Ley 24303 en recordación a la fecha que se publicó la obra cumbre de literatura gauchesca, El Martín Fierro, escrita por José Hernández en 1872.

De esta manera, quedó inaugurado un monumento que recrea la figura de Luna, obra del escultor local Carlos Miranda y de su equipo de trabajo del taller metalúrgico que dirige.

La estructura de 1,85 de alto es metálica y la imagen de su rostro fue diseñada en base a la fotografía aportada una de sus nietas. Además se le incorporo una boina criolla, un pañuelo de cuello y un mameluco azul que luce el tradicional logotipo de YPF.

A esta escultura, como parte de una nueva etapa de recreación de la caballeriza, se le sumará en pocos meses más un arco metálico con el que se dará la bienvenida a los visitantes, a fin potenciar el sitio como parte del patrimonio histórico de la localidad.

Y cuando se complete la totalidad de esta etapa de obras, la comuna habrá invertido 1.129.000 pesos con fondos propios.

GRAN CONCURRENCIA

Al acto asistieron especialmente invitados los hijos del operario que falleciera hace casi tres décadas a los 80 años tratándose de Orlando (que reside en Lago Puelo), José y Alberto (residentes en Caleta Olivia), junto a sus familias.

También estuvo presente la jefa comunal de Jaramillo y Fitz Roy, Ana María Urricelqui, personal de la Comisaría, de la Unidad de Bomberos y delegaciones de escuelas de Cañadón además de otros vecinos de la localidad anfitriona.

Al lugar llegó un grupo de jinetes a caballo de la Agrupación Aventureros, Coraje y Tradición de Caleta Olivia, dando un gran realce al significativo evento.

En ese marco, luego de descubrirse el monumento y entregarse un cuadro enmarcado a la familia de Bonifacio Luna, fue su hijo Alberto el que hizo uso de la palabra, en un principio para honrar la memoria de su padre y agradecer a la Comisión de Fomento el homenaje que se le tributara y de quien prometió escribir un libro. Y

Además parafraseó algunos versos del Martín Fierro en reconocimiento a quienes hicieron la Patria a caballo y a los peones rurales de diferentes épocas, de manera especial a los patagónicos que en muchos casos siguen sufriendo penurias como las que afrontaron  aquellos históricos de las huelgas rurales santacruceñas de los años 1920 y 1921.

“SOMOS TODOS GAUCHOS”

Seguidamente habló el jefe comunal de Cañadón Seco, Jorge Marcelo Soloaga quien puso de relieve que en todo rincón del país “somos todos gauchos” en esta fecha conmemorativa y toda vez que flamee la bandera celeste y blanca “que nos marca el rumbo que debemos seguir para tener una Patria justa, libre, soberana, digna y plena de felicidad para nuestra gente”.

Tras ello sostuvo que la recreación de la caballeriza constituye uno de los mojones de historia y de cultura, explicitando que la figuras de los equinos también diseñados por Carlos Miranda no son simples esculturas, sino que reflejan una faz del desarrollo y la transformación que tuvo la exploración y explotación petrolera en Santa Cruz con inicial epicentro en Cañadón Seco.

Correlativamente citó que ello contribuyó al crecimiento de YPF, a la cual nuevamente por estos días la cubre una nueva sombra de privatización total, enajenamiento y apropiamiento pergeñada “por aves de rapiña voraces” representadas por empresas monopólicas.

Seguidamente tuvo palabras de elogio para “el gaucho” Bonifacio Luna, del cual dijo que fue “un hombre que valientemente asumió la defensa de los intereses de los trabajadores de los primeros años de YPF”.

Ello a tal punto que  en el año 1955, cuando la dictadura fusiladora de ese año derrocó a Juan Domingo Perón, “el gaucho” lideró en Cañadón Seco un paro total de actividades y enfrentó a los militares y no cedió a sus órdenes de deponer la medida de fuerza a pesar que un oficial le apuntó con su fusil al pecho.

“Esta es una de las tantas historias de un verdadero patriota, de un defensor de la democracia y de los intereses de los trabajadores. Por eso elegimos este día para homenajearlo, el Día Nacional del Gaucho en el que recordamos a otro personaje rebelde contra las injusticias como lo fue Martín Fierro, creado por el notable escritor José Hernández”.

“Por esto también decimos que aquí en Cañadón Seco tenemos un emblema de los hombres que luchan por la dignidad y los derechos de los suyos. Ese era el gaucho Luna y su escultura es el fiel reflejo de lo que quieren todos los argentinos, como lo que querían aquellos 1.500 gauchos que fueron fusilados por el Ejército en Santa Cruz y a los cuales igualmente les rendimos homenaje como también lo hacemos con los gauchos infernales de Martín Miguel de Güemes”, exclamó.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentar