Rio Gallegos: la lucha contra el Covid-19 en primera persona

473

Alan Márquez, camillero del Hospital Regional de Rio Gallegos dialogó con ‘La Mañana en Patagonia’ y contó cómo se vive el avance de la pandemia en la capital provincial con el aumento de casos en el último mes. “Estamos cansados, recargados con los horarios, pero tranquilos”, indicó.

“Ahora estamos en una situación bastante complicada. Por día hay entre 15 y 25 casos desde que empezó la circulación. Nosotros estamos cansados, pero a la vez tranquilos porque no estamos desbordados”, comenzó relatando su nueva vida diaria, uno de los camilleros del Hospital Regional que se encuentra en la primera línea de profesionales que atienden a pacientes con Covid positivo.

“Todos los días tenemos que convivir con la incertidumbre de no saber si podemos contagiar a nuestros familiares. Se sigue trabajando normal, solo que con mucho más cuidado. Tenemos todos los elementos de bioseguridad que nos protegen y nosotros somos muy detallistas con el trabajo”, indicó. Sobre el protocolo que debe realizar al volver a su casa con su pareja y su hijo de 8 años, detalló: “yo lo que hago es ducharme en el mismo trabajo cuando termina el turno. Voy para mi casa, me rocían con alcohol, aunque no voy con la misma ropa que trabajo, no entró ni siquiera con las mismas zapatillas a mi casa”.

Alan contó que las jornadas de trabajo en medio del brote se viven con mucha intensidad y todo el personal de salud debe trabajar hasta 12 horas por día, de lunes a viernes. Como mensaje para la comunidad se expresó: “Solo decirles lo que ya deben saber. Que respeten como debe ser, el frecuente lavado de manos, el uso de barbijo, la distancia social, y salir solo de la casa solo para lo necesario. No es nada que ellos no sepan. Hay gente que se lo toma muy a la ligera pero no está bueno ver que alguien esté adentro de una cápsula con pánico, o con la incertidumbre sobre lo que le puede pasar y a su familia. El paciente con Covid-19 no recibe visitas, ya hemos visto que si un paciente muere, no hay despedida, no hay velorio ni nada, se lo crema y listo. Es duro”.

Escuchá el audio de la entrevista:

Comentarios

comentar