Rescataron a pareja de ancianos en medio de la nieve, mira el vídeo

1365

Posted by Mauricio Gómez Bull on Sunday, July 12, 2020

 

 

Personal de Vialidad Provincial, policías y médicos lucharon 32 horas contra la nieve para llegar a la estancia “Piedra Grande”. Desde hace poco más de un mes, no se sabía nada de Félix Fernández (81) y Olga Llaneza (80). Apenas tenían alimentos y medicamentos.

Félix Fernández (81) y Olga Llaneza (80), están casados desde el 82 y hace más de un mes no se sabía nada de ellos. La estancia donde viven se llama “Piedra Grande” y fue fundada hace 102 años por el padre de él. 

El establecimiento rural queda en el medio de la nada. Está a 250 kilómetros de Perito Moreno y 120 de Bajo Caracoles.

Una vez al mes, la pareja viajaba hasta el proyecto minero “La Patricia” para comunicarse con sus seres queridos y decirles que estaban bien o si necesitaban algo, pero por la pandemia y por las bajas temperaturas, en el lugar no quedó nadie.

La señal de teléfono en el lugar es muy mala y las rutas son intransitables por la nieve que, en algunos casos, llega a tener una altura de un poco más de un metro.

Fueron 35 días los que Félix y Olga no tuvieron contacto con el resto del mundo y la situación preocupó a Perito Moreno, donde está la mayoría de los conocidos y amigos del matrimonio. Incluso Defensa Civil de Las Heras, a cargo de las tareas en la ruta, se había comunicado con la Policía local para indicarle que, por tercera vez, no habían podido acceder a la ruta que permite el ingreso a “Piedra Grande”.

Los alimentos y los medicamentos de la pareja comenzaron a escasear. Él no tiene problemas graves de salud, pero Olga debe tomar cinco pastillas debido a un soplo que tiene en el corazón. En los últimos días, había llegado a fraccionarlas y sólo le quedaba un blíster.

La travesía

Eran las 10 de la noche del feriado del 9 de julio cuando el jefe de Operaciones Rurales de Perito Moreno, subcomisario Germán Reynoso, se comunicó con el jefe distrital de Vialidad Provincial y su amigo, Carlos Somoza, para comenzar con el operativo.

“En menos de una hora planificamos todo: una motoniveladora, dos camionetas y una ambulancia y salimos a la medianoche”, indicó Somoza

Fueron 13 personas quienes integraron la travesía que tardaría 32 en concretarse.

Tres policías, tres trabajadores del hospital y siete operarios de Vialidad se pusieron mamelucos térmicos y se adentraron en la ruta N° 40 desde Perito Moreno. Con temperaturas que oscilaban entre los 15 y los 10 bajo cero y el viento blanco que cortaba la piel, el contingente avanzó a paso de hombre por la fría estepa patagónica.

“Tuvimos que cargar de gas oil dos veces a la motoniveladora, la nieve estaba dura como el concreto, seis veces se nos quedó y tuvimos que palear para poder sacarla” indicó Somoza sobre la travesía en el medio de la nada. Incluso, el médico que viajaba en el contingente, Lelio Cariboux, señaloo: “Yo también me bajé a dar una mano con la pala, no me podía quedar de brazos cruzados”.

El frío y la falta de horas de sueño no parecieron ser un obstáculo para los hombres que estaban decididos a encontrar al matrimonio. Era una noche sin luna y estaba nublado, por lo que no había puntos de referencia para avanzar sobre el manto blanco. “Nosotros conocíamos a Olga y a Félix porque siempre andamos en el campo, por eso pudimos guiar a la gente de Vialidad para que avance”, dijo Germán Reynoso, quien comandó los avances de la motoniveladora.

A la estancia se llega por la ruta provincial N° 39 y, antes de la nieve, también era de difícil acceso, hay una serie de caminos sinuosos para llegar. “Con binoculares y un mapa veíamos para donde teníamos que seguir” aseguró Reynoso.

Las condiciones climaticas eran completamente adversas. El contacto con la nieve hacía que se transforme en agua y congelaba los guantes de todo el contingente. Pese a esto y al viento que cortaba los pómulos como navaja, los trece hombres que le pusieron el pecho a la situación mantuvieron la convicción de poder llegar a “Piedra Grande” y ver cómo estaban Olga y Félix.

La ambulancia quedó en Bajo Caracoles. “No sabía qué podíamos esperar de todo esto, no sabíamos nada de ellos (por Félix y Olga), si tenían alimentos, si estaban bien o si…” expresó Somoza sobre las sensaciones que tuvieron por esas horas y lo que podría haber sido un horrible final.

TXT: LOA

Fotos: VP

Comentarios

comentar