Miguel Troncoso: «jamás prometí algo que no pudiese cumplir»

1043

El Presidente del Honorable Concejo Deliberante de Caleta Olivia escribió una carta abierta a la comunidad ante los hechos ocurridos ayer por la tarde, cuando la sesión debió suspenderse por manifestaciones en el exterior del recinto. Ante las versiones que indicaban que se trataba de gente que trabajó en la campaña política y que él les había prometido trabajo, Troncoso fue concluyente: «jamás prometí algo que no pudiese cumplir».

CARTA ABIERTA A MIS VECINOS

Luego de meditarlo e intercambiar pensamientos con mi familia, amigos y allegados de corazón, decidí tomarme unos minutos para transmitirles y dejar por sentado y escrito mi opinión con respecto a los hechos que están sucediendo en nuestra hermosa ciudad y que, algunos mal intencionados, intentan utilizar esta confusión generalizada para sacar rédito político y manchar la imagen de los demás, de manera burda y poco honrosa.

Hoy fue un día de mucha tensión y nerviosismo, pero en todo momento intenté mantener la calma. Atendí a todos los reclamos que me fueron impuestos, de manera directa y de frente, característica que he aprendido y he sabido mantener a lo largo de toda mi vida. Como hombre de trabajo, y fiel sindicalista defensor de los trabajadores, jamás me he ocultado ni huido ante un conflicto, siempre los afronte con respeto y de manera conciliatoria, velando por las necesidades de cada uno de manera diferenciada y dándole el lugar que corresponde. Creo, que es por ello que la gente encuentra en mí a alguien que los recibe y saben dónde encontrarme. Aun sabiendo que a veces no puedo ni me corresponden resolver algunos conflictos de manera directa, vienen a exigirme respuestas y acción por que encuentran en mí a alguien que los escucha.

Esta mañana, en pleno desarrollo y luego de haber vivido un momento muy grato con la intervención del pequeño Julián, dándonos una magistral cátedra de historia de los próceres argentinos, tuvimos que realizar un cuarto intermedio de manera abrupta para atender reclamos de vecinos, que aunque sabían que no era el lugar ni el momento donde focalizar su descontento, decidieron que querían ser atendidos sí o sí. Así y todo hicimos lugar, los atendimos, les explique mi parecer ante los diversos pedidos y pudimos de manera respetuosa conciliar algunas cuestiones. No obstante, a posteriori y visto que algunos se rehusaban a abandonar el recinto, y que no estaban garantizadas las condiciones ni sanitarias ni de seguridad correspondientes para continuar, decidimos el cuerpo de concejales de manera unánime dar por suspendida la sesión.

Así fueron los hechos, sin tantas idas y vueltas, ni más ni menos, pero como le pedí a uno de los representantes de los manifestantes que lo dijera frente a todos los medios y de manera pública, yo JAMÁS PROMETÍ ALGO QUE NO PUDIESE CUMPLIR. Yo tendré falencias como legislador y acepto las críticas, pero no permitiré que me acusen injuriosamente de haber dicho cosas que jamás dije. No está en mi manera de actuar comprometerme u ofrecer cosas a cambio de nada. Nunca en mi carrera política, ni gremial, ni social, he prometido ni dado NADA a cambio de un voto, y que me hagan cargo de cosas que yo no haría nunca, me ofende de sobremanera.

Por otra parte, vale aclararle a aquellos que dicen que pusimos más policía o que hicimos una “emboscada” a los manifestantes (cosa que desmiento categóricamente), que la custodia policial durante las sesiones es obligatoria, de manera desinteresada y por reglamento. Nosotros, dejamos actuar a la fuerza de seguridad de manera que ellos crean necesaria y criteriosa para poder garantizar el normal desarrollo de las Sesiones Ordinarias. Aprovecho para agradecer y felicitar el accionar de la fuerza de seguridad ya que entendemos que aparte de resguardar la seguridad de los presentes, de los trabajadores, e incluso de los propios manifestantes, también lo hicieron de las instalaciones de la Unión Vecinal del B° Parque, que muy amablemente nos permite usar su institución cada vez que lo necesitamos.

Éste soy yo, Miguel, y ocupo mi banca gracias a la voluntad y el apoyo popular de mis vecinos que me piden que siga firme en mis convicciones y no me deje doblegar por la injuria de algunos pocos mal intencionados que usufructúan la necesidad de los manifestantes. A todos les doy las gracias, y saben que mi despacho es de puertas abiertas, si alguna vez en algún momento no los he podido atender habrá sido por alguna razón de fuerza mayor, pero mis asesores sabrán atenderlos y pautar una audiencia de manera respetuosa y organizada. Espero haber sido claro con mi mensaje y que sirva para despejar algunas dudas sobre mi persona que no estoy dispuesto a tolerar. Siempre directo y siempre de frente, sin ataduras, sin mentiras, ni falsas promesas, éste soy yo.

Comentarios

comentar