Por incidentes se levantó la sesión del Concejo Deliberante

964

La policía impidió esta mañana que un grupo de desocupados forzara un portón metálico corredizo para ingresar a la sede de la Unión Vecinal del barrio Parque de Caleta Olivia donde se desarrollaba una sesión ordinaria del Concejo Deliberante.

Finalmente, la misma tuvo que suspenderse en prevención de otros incidentes que incluyeron una fuerte discusión entre dos fornidos concejales que, tras insultarse, estuvieron a punto de protagonizar una escena de pugilato.

Ciertamente, la invernal mañana caletense matizada por una breve pero intensa nevada, no enfrió la bronca de varios grupos de manifestantes.

Uno de ellos, conformado por excontratados que fueron despedidos al inicio de la nueva gestión del intendente Fernando Cotillo, cortó la calle 25 de mayo por la cual se accede al edificio central de la comuna, reclamando por la reinserción laboral.

El otro, integrado por alrededor de cincuenta hombres y mujeres, también desocupados, acudió a la vecinal del barrio Parque, tratándose de gente que militó en la campaña electoral del Frente de Todos y -según sus dichos-, los ahora funcionarios electos no cumplieron con su promesa de recompensarlos con puestos laborales.

Como solo se permitió el ingreso de algunos referentes durante un cuarto intermedio, el resto trató igualmente de entrar procurando desplazar el portón del patio de la vecinal

Sin embargo,no pudieron vencer la fortaleza de los policías cuyo número se había reforzado ya que de antemano se sabía que los manifestantes acudirían a ese lugar.

DISCUSIONES E INSULTOS

Luego, el interior del improvisado recinto legislativo, cuando se llamó a un cuarto intermedio, se observó la presencia de un delegado de empleados de Concejo Deliberante, José Villareal que reclamaba el pago de salarios adeudado a algunos compañeros y también estaba José Avellaneda, delegado de Rentas que apoyaba ese reclamo, en tanto que otro José, de apellido Miranda, hizo las veces de referente de los militantes que quedaron afuera.

Las discusiones tuvieron un resultado difuso pero no todo terminó allí ya que cuando los concejales quedaron solos en el reducto de la cocina de la vecinal, se escucharon fuertes gritos.

Los mismos se originaron cuando el edil justicialista Juan Carlos Juárez acusó al opositor Cristian Bazán (surgido de las filas del exintendente Facundo Prades) de haber promocionado la manifestación de desocupados, lo cual derivó en un intercambio de irreproducibles insultos que pudieron derivar en pugilato de no haber intercedido varios policías que ingresaron a la cocina.

Luego, calmados los ánimos, el presidente del cuerpo, Miguel Troncoso (FdT) comunicó que se suspendía la sesión en prevención de nuevos incidentes y todos los ediles se levantaron de sus bancas.

Pero como no se había arriado el Pabellón Nacional, un periodista de canal de televisión local le recordó a Troncoso de ese olvido, por lo cual el presidente del cuerpo hizo propicia la ocasión para dar lugar a una solución salomónica invitando a los contendientes Juárez y Bazan a realizar esa ceremonia protocolar.

Fuente: Texto- El Patagonico. Fotos Frecuencia Patagonia

Comentarios

comentar