Si tuviéramos que definirnos en algún sentido como seres humanos, podríamos
decir que somos seres naturalmente sociales, rutinarios y con un alto valor en la
previsibilidad de la vida.

La aparición de la pandemia que hoy sacude a todos los rincones del planeta (COVID-19) ha alterado de sobremanera estos aspectos que nos caracterizan, y nos convierten en personas. Es por esto, que son tiempos en los que la tolerancia y la empatía se convierten en la clave para una convivencia en armonía si compartes la casa, o una estadía llevadera si estas solo/sola.

Como emociones básicas esperables en respuesta a esta situación imprevista, pueden aparecer el miedo, la frustración y el enojo. También podemos experimentar sentimientos de ambivalencia, tendencia a la desorganización, los que pueden convertirse tristemente en habituales.

El estrés, el aburrimiento y la necesidad de salir a la calle (sentimientos de soledad), también pueden aparecer como esperables en la situación de aislamiento en la que hoy nos vemos obligados a permanecer.

Por lo tanto, experimentar una elevación de la ansiedad y la tristeza, pueden convertirse en una oportunidad para que éste sea un tiempo de nuevos aprendizajes.

Lo cierto es que no hay una receta magistral para llevar adelante este momento, pero sí se pueden brindar algunas indicaciones psicoprofilácticas para tener en cuenta y sobrellevar esta situación de la manera menos angustiante posible.

Algunas de Ellas:

1- La primera es tratar de llevar una rutina. Continuar con los horarios habituales o mejorarlos! Dormir en los horarios habituales, respetar las comidas en sus horarios y cantidades.
2) No te quedes en pijama! Vestite, arréglate, incluso para estar dentro de casa. El arreglo personal nos predispone positivamente.
3) Recuerda No debes obligarte a nada que supere tus posibilidades, o de cualquier otra persona. Pero si, tener disciplina y esforzarse en lograr una rutina diaria serán de gran provecho.
4) Mantén ordenada tu casa, si son varios dentro del hogar, distribuir las tareas. Tener en cuenta que un entorno ordenado ayuda a ordenar el mundo interno.
5) Escuchar música y mirar películas, el noticiero es útil solo en las dosis que me permita saber lo que está pasando en la localidad, el país y el mundo. Pero atención! No sobreestimule el psiquismo, demasiado tiene ya!
6) Comparte SOLO información oficial. Desechar toda información que llegue sin saber quien la produce es un buen hábito. Las fake news abundan, no replicarlas ya que asusta y confunde innecesariamente. Remitir mensajes concretos, de fuentes confiables y sobretodo mensajes positivos.
7) Promover espacios lúdicos y de juegos. Por ejemplo con los niños es esperable compartir actividades creativas, hacer manualidades sencillas, enseñarles a cocinar o a tocar un instrumento, por ejemplo, además de ayudarlos y acompañarlos con las tareas escolares. Si te encuentras solo, busca desafíos virtuales o por las redes.
8) Canalizar por la solidaridad. Es un momento donde es importante ponerte al servicio del otro. Busca una actividad solidaria para desarrollar.
9) Socializar por medios electrónicos, por video llamadas o llamados telefónicos
10) Cuidarse de los pensamientos destructivos o negativos, así como de las conductas compulsivas, como las compras on line. Tener en cuenta siempre que ésta es una situación transitoria.
11) Si siente que esto lo supera, buscar ayuda adicional. Sentimientos de nerviosismo, tristeza o ansiedad excesivos, son una alarma. Si percibe que la situación afecta de sobremanera alguna esfera de su vida, busque un profesional de la salud mental, quien podrá brindarle las herramientas terapéuticas para hacerle frente a esta situación y mantener su calidad de vida.
12) Es importante dialogar con los niños, tener en cuenta que entienden más de lo que imaginamos. Disponerse sobretodo a escucharlos y hablar con información oficial sobre el coronavirus en un lenguaje adecuado a la edad y de manera honesta, descenderá sus niveles de ansiedad ya que ellos también están expuestos de manera permanente a una catarata de información sobretodo a través de las redes y la televisión.

Recuerde sobretodo que los niños observan nuestros comportamientos, tengamos confianza, para transmitirles a ellos la seguridad que necesitan para sentirse a salvo con nosotros en casa.

Quedarnos en casa
para proteger a quienes queremos,
es una responsabilidad de todos.

Lic. Diego Gaitan M.P. L.P.255

Comentarios

comentar