El encuentro anual 2020 de las Trabajadores Jerárquicas remarcó la impronta del Sindicato

596

Desde la Institución que conduce José Dante Llugdar, y con la tarea de la Delegada de Personal Bárbara González al frente de la organización, se desarrolló el sábado 7 de marzo la reunión de Afiliadas más importante del año, donde en vísperas del Día Internacional de la Mujer, expusieron en mesas de trabajo sus inquietudes y necesidades en un marco de interacción mutua.

Fue en el SUM de la obra del Centro de Actividades del Sindicato Petrolero Jerárquico de la Patagonia Austral en Comodoro Rivadavia, Chubut, y sirvió para ir delineando las primeras ideas de trabajo. Participaron más de 70 mujeres y hubo cena, baile y juegos, además de presentes y sorteos para quienes concurrieron desde diferentes localidades de Chubut y de la zona norte de Santa Cruz.

“Hasta el día de hoy sigo recibiendo un montón de mensajes, las chicas están muy contentas de que se pueda dar continuidad a este encuentro anual, que fue muy productivo para todas. Llegaron muchas compañeras nuevas y se las vio satisfechas de hablar con una compañera de que vivían las mismas situaciones, vieron que había una contención y una empatía entre ellas mismas, si bien pasó que muchas no se conocían entre sí, pero esa comunicación hacía que se sientan identificadas”, comentó González.

Y agregó que ellas mismas le decían lo bien que se sentían y que quieren seguir participando en un lugar donde se sienten identificadas con lo que le pasa a la otra “y esta reunión anual lo que hace, es planificar trabajo en equipo. Eso se hizo en cada mesa, que eran de diez personas e incluso algunas eran de diferentes localidades y entre ellas sacaban sus propias conclusiones y conversaban de cómo cada empresa se maneja de manera diferente con las Afiliadas, que están aquellas que son más solidarias en cuanto al tema de la maternidad, y otras que simplemente establecen lo que dicen las leyes”.

“En estos espacios se habla mucho del tema de las emociones, de los diferentes tratos que se tiene con los compañeros. Eso lo notamos charlando con las chicas cada vez que salimos a visitarlas, donde vemos que los puestos de Supervisión son los más difíciles para las mujeres, porque les tienen que dar una planificación de trabajo o una orden a los hombres, y a muchos no les gusta que los supervise una mujer. Entonces ellas son las que más sufren el tema emocional”, explicó a la Secretaría de Actas, Prensa y Propaganda que conduce David Klappenbach.

La Delegada remarcó que lo mismo les pasa en los casos de las Licenciadas en Seguridad e Higiene que constantemente hacen los chequeos y procedimientos para que la gente trabaje de una forma segura. “También sucede que como que hay que educar la persona, decirle lo que tiene que hacer, o sea ponerse cascos o guantes, y eso también les molesta a veces”.

Asimilar conceptos y capacitación

De su experiencia en el campo, González cuenta que estuvo en diferentes puestos: “empecé siendo una Analista de Laboratorio; estaba en el Yacimiento y recorría el Campo, donde tuve diferentes situaciones, de repente los hombres no me querían enseñar a hacer algo, porque tenían miedo que una se quede con su puesto laboral. Y después en Supervisión, ver cómo se hablaba de que ‘una chica menor que yo venga a darme órdenes’, entonces en los puestos que ocupes, vas a tener siempre un derecho de piso que pagar, o diferentes situaciones que te toquen vivir”.

“A mí la capacitación, especialmente el Coaching, me sirvió mucho para no tomar las cosas en forma personal. A veces pasa que mucho que tenemos que estar como psicólogas, porque la persona viene con sus propios problemas y hay que usar la psicología para que bajen las revoluciones, explicarles tranquilamente que todo se va a arreglar con los problemas que tenga, pero que necesitamos que se enfoque en su tarea”, continuó.

En ese sentido, explicó que “estas herramientas te las dan los cursos, el aprender a manejar las emociones. Por eso lo bueno de estas actividades y de esta reunión anual que hace el Sindicato, es poder escuchar a las personas y ver cómo están, qué es lo que les pasa y de qué manera nosotros como Institución podemos tratar de mejorarles la calidad de vida”.

“Ellas valoran que vaya a una mujer a visitarlas. Una se siente bien representada porque no es lo mismo cuando las visitan los compañeros que cuando llega otra mujer. Incluso te cuentan varias situaciones que vivieron que no se las contarían a un hombre entonces. Eso va cambiando y me pone contenta”, valoró la también referente mutualista, quien añadió que “estas herramientas también ayudan a que vos seas mejor en tu trabajo, porque evitás un montón de conflictos, para que sigan con su relación laboral, porque ha pasado de muchas mujeres que han terminado renunciando porque piensan que la Industria no es para ellas.

Emotivo homenaje

En el encuentro, se proyectó un video de fuerte contenido emocional. Allí, en forma de homenaje, se escribió una parte mínima de lo que es la vida de las mujeres en la industria del petróleo. “Fue muy emotivo ver su historia en imágenes, que son todas de Afiliadas de cada una de las localidades. Están las chicas de Río Gallegos, Río Grande, Las Heras, Pico Truncado, Caleta Olivia, Sarmiento y Comodoro Rivadavia, tratando de buscar un poco qué es lo que se siente, y cuando se mostró el video, empezamos a ver las miradas y muchas contenían las lágrimas emocionadas de recordar. Cuando se terminaba y empezaron a pasar fotos de ellas, se aplaudió todo el tiempo hasta que finalizó”, describió.

“Ese es un video que me representa, esa es mi vida. Tenemos al fin un video que cuenta un poquito qué es la vida en el Petróleo, nuestra actividad; de las cosas que pasaron, los dolores de cuando nos vamos y dejamos a nuestros hijos, de cuando volvemos. Eso es lo que nosotras vivimos y muchas veces de cuando se ven diferentes situaciones con respecto a los hombres, o las injusticias que nos toca pasar, una se pregunta si la industria es para una, o no. A veces una carga las cosas por las que pasa o aguanta, o la culpa por dejar cosas, dejar a los chicos aunque sea por unas horas. Muchas veces el sacrificio que hace, es para darle una mejor calidad de vida a la gente que quiere y al mismo tiempo implica cargar el dolor de perderse un montón de situaciones”, analizó Bárbara.

Por eso le resulta reconfortante haber podido juntar fotos y seguir escuchando experiencias de las diferentes mujeres de todas las provincias que abarca el Sindicato. “Creo que como Institución hemos crecido un montón y lo veo muy positivo, porque lo veo único a ese trabajo. Estoy feliz por los grandes líderes que tenemos y que nos permiten hacer estas cosas, como José (Llugdar) que me permite salir a visitar a las chicas, escucharlas, que no te pone barreras sino todo lo contrario”.

“El Secretario General siempre nos apoya, igual que Luis (Villegas, el Secretario Adjunto), pero lo que uno hace es por lo que vivió, y yo como Afiliada cuando empecé en la Industria allá por el año 2003, me preguntaba todo el tiempo por qué nadie me viene a ver para saber cómo estoy. Antes era muchísimo peor: se vivían un montón de situaciones y nosotras queremos tratar cuando estamos con las chicas, de que la mujer sea más aceptada y que todas las que vengan tengan más fácil su vida y no tengan que pasar por todo esto. Nosotras ya pagamos bastante derecho de piso y ojalá se pueda ir mejorando la calidad de vida de las que quedamos, para que las que ingresen tengan un poco más de tranquilidad y puedan desarrollar su título, su capacidad y pueden tener una carrera un poco más tranquila, que eso sea normal: ver a una mujer en el Campo y no que cuando salgas al campo y te pongas un casco y mameluco, se queden todos mirándote”, prosiguió.

Lo que viene

González sostuvo que “ahora hay que sentarse, que seguramente lo vamos a hacer con Gloria (Barrionuevo, Encargada de Sede del Sindicato en Caleta Olivia y miembro de Comisión Revisora de Cuentas) para analizar todos los puntos y estar más tranquilas. Lo bueno de trabajar con las compañeras, es que se forma un equipo de trabajo”.

“Por ejemplo en el evento me ayudaron Adriana Almirón, Marcela Sepúlveda, también la delegada Paola Rivero. Ellas me ayudaron a preparar todo y tratar de organizar. Lo mismo quiero agradecer a los proveedores por los premios para sortear y regalar, al catering de Susana Meriño, que las chicas quedaron muy contentas con que haya sido una cena, porque muchas veces estos encuentros se asocian al asado de hombres, y eso fue un detalle: hubo entrada, cena, postre, juegos, baile, contamos con la animación de Diego Carbone de La Mutual y también se pudo trabajar, que era el fin de la reunión anual, para poder escucharlas y que ellas trabajen en equipo, que aprendan a hacerlo entre todas; y ya habrá oportunidades para poder hacerlo durante lo largo de este año”, completó.

Finalmente, hizo mención a que también hubo un presente para todas las que participaron: “también agradecemos a las chicas de Río Gallegos y de Río Grande que mandaron su foto. Es la primera vez que hemos tenido la oportunidad de hablar con ellas y están muy contentas de poder participar, aunque más no sea por foto o video, pero pudieron estar presentes”, concluyó.

Comentarios

comentar