Esta fue una de las expresiones con las que su hijo Gustavo despidió a su padre en las redes sociales. En efecto, ayer lunes 20 de enero dejo de existir en la ciudad de Buenos Aires y a los 85 años el Dr. Simeon Andres.
Durante muchos años fue el propietario y director de la «Clínica Santa Cruz», el Doctor Andres, fue médico cirujano y dueño de una importante trayectoria en nuestra comunidad. En este sentido, tal vez su última aparición pública en Caleta Olivia fue unos días antes del 20 de noviembre del año 2018, cuando en el centro cultural y con motivo de un aniversario mas de la ciudad, recibió un reconocimiento por su tarea como profesional de la salud y sus años de compromiso en la actividad.
Ese día fue aplaudido y saludado por decenas de vecinos que hace un tiempo no lo veían, por eso la ocasión fue propicia para encontrarse con este hombre que mucho había entregado a la comunidad.
Su hijo Gustavo como muchos ciudadanos expresaron su mensaje por diferentes redes sociales, haciendo público su agradecimiento y reconocimiento a esta gran figura que definitivamente queda en la historia de la medicina en Caleta Olivia.
Gustavo Andres en sentidas palabras despidió a su padre con este mensaje:
«Con mi viejo aprendí el abanico inmenso que nos da la vida, conectados y a la distancia….con situaciones duras y a nuestro estilo. Con encuentros y diferencias, como la vida misma, pero siempre del mismo lado.
Crear desde la dinámica, con herramientas propias y hacer la vida “a mi manera” (como nos recuerda el gran Sinatra). El Dr. Andres, el Doc o el Sime…mi queridísimo viejo…desde esta madrugada, descansa en PAZ. Lo vamos a extrañar y mucho.
Gracias por los mensajes y llamados colmados de buena energía!»
Lo mismo hicieron distintos vecinos que lo conocieron y compartieron la profesión como el Dr. Juan Acuña que de igual manera lo recordó con este mensaje:
«Se ha ido un pionero de la medicina de mi pueblo, se fue un maestro, un gran profesional, un tipo inteligente, tolerante, solidario con los colegas que lo tuvo todo, pero que se fue con nada, solo quedara en el recuerdo inconmensurable de sus pacientes y sus colegas, te deseo el mejor de los viajes y que estés en el mejor de los mundos! El quirófano Querido DR ANDRES será siempre un fiel testigo de nuestras alegrías pero también de nuestras tristezas, cuanto aprendí, y cuánto renegué de tus viejas técnicas quirúrgicas, cuánto disfrutamos de lo que tanto nos gustaba, LA CIRUGÍA. Gracias por ayudarme a emprender mi camino y saber que al lado además tenía un amigo!! Que siempre me escucho y me dio el consejo Franco por eso te digo buen viaje Simeon, nunca te olvidare.»
Desde la dirección y colaboradores de este portal, expresamos nuestras condolencias por esta irreparable perdida, pero queda en cada amigo, paciente o colega, el recuerdo de un gran hombre que entrego la vida a su noble profesión.

Comentarios

comentar