Hoy se celebra el Cincuentenario de la fundación de la Base Marambio

713

Hoy se cumplen 50 años de una epopeya de trascendencia Nacional, Histórica y Geopolítica protagonizada por Argentinos, que viviendo en pequeñas carpas, en una zona extremadamente inhóspita, contando solo con picos, palas y trabajando con esfuerzo, garra y coraje, abrieron un surco de tierra en el Desierto Blanco para permitir operar aviones de gran porte con tren de aterrizaje convencional.

Al cumplirse el Cincuentenario de este gran hecho histórico, el Dr. Juan Carlos Luján, Suboficial Mayor, y Presidente de la Fundación Marambio dialogó con el programa radial “La Mañana en Patagonia”, para revivir aquel día. “No medíamos la importancia de lo que estaba ocurriendo, pero para nosotros después de trabajar duro, vivir en carpas, ver ese avión aterrizar con ruedas como en cualquier lugar del mundo, fue lograr una utopía, un sueño y una locura”, relató Luján.

“Hace 50 años, decir que íbamos a tener una pista de tierra en la Antártida era una locura. Era todo hielo y nieve. Marambio era distinto al resto, porque es una meseta a 200msnm. Al estar tan alto, los fuertes vientos arrastraban la nieve y la superficie quedaba expuesta. Así fue como empezó esto. Cuando se subieron por primera vez a la meseta encontraron una superficie de barro congelado, con piedras y rocas de distintos tamaños”, comenzó su relato uno de los partícipes de este gran acontecimiento histórico.

“Se instaló un campamento, trabajamos sacando las piedras utilizando solamente picos, palas y barretas. Vivíamos en pequeñas carpas para dos personas. Seguimos avanzando y el 25 de septiembre llegó un pequeño avión que despegó desde la base Matienzo con un sistema de esquí-ruedas. Así fue que en 1969, por primera vez en la historia de la humanidad, un avión aterriza con ruedas en una pista natural de tierra en la Antártida. Seguimos trabajando, y el 9 de octubre sobrevuela un avión Hércules que nos lanzó elementos para seguir con nuestra tarea. Nos lanzaron también correspondencia que fue muy importante para nosotros. Así fueron aterrizando diferentes aviones pero que se operaban dentro de la Antártida”.

“El 29 de octubre de 1969, hoy hace 50 años, teníamos una pista de 50 metros de longitud y desde la Base Militar de Rio Gallegos, un avión Focker F27, despegó, cruzó el estrecho y después de volar alrededor de 1400 kilómetros aterrizó en la pista. Para nosotros fue un momento muy importante, se vio una gran emoción”, relató el Suboficial Mayor. Así fue como un grupo de argentinos, integrantes de la patrulla “Soberanía”, rompieron con el aislamiento en el Continente Antártico.

Comentarios

comentar