El Centro Integral de la Mujer ofreció una clase abierta de tejido. Las asistentes tejieron ponchos peruanos y escarpines con dos tipos de punto más complejo.

A modo de finalización del proyecto solidario llamado “Caricias para el alma”, se programó una clase abierta donde también se sumaron voluntades a la causa para ayudar. Se recibió una gran respuesta de mujeres que además de aprender a tejer esas prendas, quieren ser parte del proyecto y colaborar con la comunidad.

“La idea es que ya tengan conocimientos, para empezar a trabajar en el proyecto y tejer”, comentó Gladys Uzqueda a cargo del taller. Las interesadas podrán sumarse a la propuesta luego del receso invernal en agosto. Las clases se dictan los días lunes de 17 a 19:40 y viernes de 14:30 a 18:30. Aún hay cupos tanto en el CIM como en la Vecinal del barrio 8 de Julio, donde el taller se realiza los días miércoles de 14:30 a 18:30.

La idea solidaria surgió el año pasado con las alumnas que querían realizar y donar ajuares para el sector de Neonatología del Hospital Zonal. El 13 de Julio, coincidente con la celebración del Día de la Tejedora, realizaron la entrega de 28 piezas para los recién nacidos. Son diez las alumnas que realizaron gorritos, manoplas, escarpines y saquitos. Los ajuares se entregan dos veces por año, en julio y en noviembre en el Día de la Neonatología.

Comentarios

comentar