Como estaba previsto a las 10Hs del lunes 15/04 comenzó el Juicio a los trabajadores Vibares, Oñate y Armoa. «La Audiencia desnudó abiertamente que se trató de una causa armada para acallar el reclamo gremial de los trabajadores de la Empresa Bacsa que fue acompañada por el sector más clasista de la entonces Comisión Directiva del Sindicato Petrolero», remarcó Omar Latini.

Resultó llamativo que el principal acusador de los trabajadores fue el representante del Estado; el Fiscal Candía del Juzgado de Instrucción de Las Heras. La Empresa no es querellante; es decir que no es parte de la acusación. No pocos especulan que el Fiscal de Cámara; el Dr. Rearte de Caleta Olivia; se ausentó de esta Audiencia porque entiende que viene “flojita de papeles”

Los testigos que presentaron las defensas, uno a uno, ratificaron que se trató de un legítimo reclamo obrero; que los compañeros siguen cumpliendo tareas en sus respectivas empresas Oleosur (Oñate) y Oil&MS (Vivares); mientras que el Delegado Armoa fue despedido y ahora sigue en el yacimiento tercerizado por convenio UOCRA.

PATETICOS

Los testigos de la Fiscalía fueron quienes demostraron que estamos ante un juicio bochornoso que quiere acallar las voces de quienes protestan. Un Oficial de la Policía de Santa Cruz dice no recordar nada de lo sucedido. Un chofer de la empresa, declaró que el no escucho la supuesta amenaza de Vibares porque en ese momento estaba dormido ya que tuvo una jornada laboral superextenuante.

Un empleado de la estación de servicios donde supuestamente se produjeron las amenazas; explicó que si hubiese sucedido algún hecho grave, seguramente lo recordaría.
El apoderado de la Empresa, reconoció que habían contratado obreros en Neuquén para “romper” la huelga.

Un gerente no hizo ningún aporte sustancial; pero quedó claro que la Empresa Bacsa que hizo la denuncia no aportó las imágenes de las Cámaras de Seguridad; que hasta el día de hoy no están en la causa y no estarán porque la empresa reconoció que no las resguardó.
Casualmente el Responsable de Seguridad e Higiene de la Empresa; quien cerro los portones, de apellido Esperanza; no se presentó a declarar.

Ante estas declaraciones e irregularidades; el Juicio debería haber terminado hoy. Si el Fiscal no tenía “sus” testigos; él debía cargar con la responsabilidad de hacerlos comparecer y si no fueron su acusación debía caerse automáticamente. Darle tiempo para salir a buscarlo; sólo es una maniobra para salvar un juicio bochornoso que no debería haber comenzado.

Dentro y fuera de la sala; al calor de los bombos y los cánticos de todos los sectores, que acompañaron, sin cesar durante 6 horas a los obreros acusados; la cancha se inclinó a favor de la clase obrera.

El 29/04 nos volveremos a movilizar para arrancar su ABSOLUCION.

Por Omar Latini.

Comentarios

comentar