La semana pasada el presidente de la comisión de fomento de Cañadón Seco, remitió una nota formal a la operadora Sinopec, mediante la cual le solicita mayor compromiso social y el plan de inversiones para la cuenca del golfo San Jorge.

En respuesta, la empresa cargó contra ese requerimiento y marcó el “más enérgico rechazo a un supuesto impacto ambiental, social y económico”. También, insisten en no reconocer a la comisión de fomento al advertir que “se arroga una vez más facultades que no le han delegado”.

De esta manera, Sinopec, no solamente amenaza a Jorge Soloaga sino, a toda la comunidad de la zona norte de la provincia de santa cruz, con llevar a la justicia a quien reclame por los desastres sociales y ambientales que dejan al no cumplir con los planes de remediación ambiental y de inversión en la región.

Lo de la empresa china es un claro intento de amedrentar y amenazar mediante la justicia, desconociendo instituciones democráticas, ley general de medio ambiente y los elementales principios democráticos de consultas públicas para revisar, renovar o rechazar licencias sociales, máximo en un contexto en el que buscan extorsionar instituciones para renovar concesiones.

El comportamiento de la operadora no hace más que dejar muy mal parados a los capitales chinos en la región.

SINOPEC en su país de origen se vanagloria de fortalecer el gobierno corporativo para proporcionar garantía institucional para las actividades de RSE y comprometerse aún más con los consejos de los grupos de interés, pero acá en Santa Cruz desconoce arteramente a la comunidad de su entorno, como sus reglas sociales, no establece relaciones, no brinda información confiable ni se compromete ni escucha a la comunidad.

Comentarios

comentar