Así lo expresó la reconocida vecina y comerciante de nuestra ciudad “Pocha Saiquita” al ser homenajeada en el marco de la celebración por el “Día de la Mujer” organizado por la Municipalidad de Caleta Olivia. Su historia, su trayectoria y sus anhelos fueron compartidos con los presentes a través de su propio relato y es valorable también hacerlo extensivo al resto de la comunidad.

Proveniente de la provincia de Salta, y tras un largo viaje, llegó a nuestra ciudad siendo muy joven, y como muchos buscando nuevos horizontes, fue lavandera, cocinera, mucama.

“Hice de todo en mi vida, trabajé en mercado Quintana y en Lausen, fui muy respetada y valorada por mis patrones, siempre fui una mujer útil para la sociedad y la gente, incluso cuando trabajé en la clínica”, así lo expresó al recordar sus primeros años en la ciudad. El paso del tiempo incrementó su fortaleza permitiéndole comenzar a gestar sus propios emprendimientos, “empecé luchando, mis hijos se quedaban en la ruta porque teníamos una camioneta vieja, empezamos con un camioncito destartalado con el que perdíamos mercadería, pero la fuerza, la inteligencia, el coraje y orgullo de decir voy a seguir adelante con esos varones hermosos que tengo como hijos, me llevó a continuar. Soy una mujer de lucha”.

Ante este reconocimiento, “Pocha” o “Doña Saiquita” como es comúnmente conocida en esta ciudad, expresó: “me siento orgullosa de que la Municipalidad me tenga en cuenta, yo no pedí nunca nada. Doy gracias a la fuerza de mis hijos, hemos caído y nos hemos levantado, voy a seguir hasta que Dios me de vida porque tengo fuerzas, energías y agallas. Por eso cuando alguien se queja hasta del aire pienso, ¿por qué? si hay una piedra en el camino o está inundado nuestro camino, saquemos la piedra y crucemos, pero no nos quedemos. A la juventud hermosa por favor, hagamos algo, no se queden, la vida es linda no caigan en cosas malas, busquen que van a encontrar lo que quieren”.

Así mismo resaltó “para mi es una emoción muy grande volver a este momento tan hermoso que me regala la vida y la gente, estoy muy agradecida a la Municipalidad de Caleta Olivia por haber tenido un gesto noble de reconocerme y también quiero dedicarle mi agradecimiento a mis hermosos cinco hijos que son tan luchadores y están siempre a la par de la madre, a todos mis nietos, que son chicos pero van por buen camino, doy gracias a Dios y a la gente por el amor y el respeto que me tienen”.

Propio de su esencia, Doña Pocha Saiquita hizo especial hincapié una y otra vez, en la gratitud que siente por nuestra comunidad y por esta ciudad que la recibió con los brazos abiertos y donde su historia permanecerá siempre presente como ejemplo de gran fortaleza y perseverancia. “He visto muchas generaciones pasar por la heladería y la panadería, chicos que hoy son mamá, papá y algunos hasta abuelos, me siento orgullosa de pertenecer a Caleta Olivia, amo esta tierra bendita. Agradezco a todo el personal que me acompaña y me cuida siempre, ellos son mis puntales, los quiero, los respeto y ojalá podamos seguir por años. Ojalá pueda seguir ayudando, un beso grande a todos y gracias a todas las autoridades” expresó.

Comentarios

comentar