Luego de faltar a dos indagatorias, y con el aviso de que lo iban a hacer comparecer con la fuerza pública, el concejal de Caleta Olivia Rubén Martínez se presentó ante el juez que investiga las denuncias por abuso que pesan en su contra, aunque se negó a declarar. También se supo que la carta donde la madre de la víctima pedía levantar la denuncia, es falsa.

Cuando la semana pasada se rumoreó que el juez Gabriel Contreras Agüero había citado al concejal Rubén Martínez (Cambiemos) para que declarase en el marco de la causa por abuso sexual a una menor de edad, él anunció a través de redes sociales que cerraría su despacho por cuatro días.

Entonces, las especulaciones no tardaron en llegar, ya que el concejal ya había sido citado en reiteradas oportunidades, pero sin que pudiesen localizarlo en su vivienda, por lo cual era de esperar que esta vez se lo buscara en el Deliberante.

Anteriormente había presentado certificado médico, pero como en el Juzgado desconocían qué afección tenía, el juez incluso mandó a llamar a su médico para que diera las explicaciones del caso.

La semana pasada la orden salió, y como las instancias estaban prácticamente agotadas, era previsible que se ordenara su comparecencia por la fuerza pública.

Finalmente eso no ocurrió, Martínez se presentó el viernes en el marco de la indagatoria, pero eligió no emitir palabra respecto de las acusaciones en su contra.

Por esta razón, ahora Contreras Agüero tiene de todas formas diez días para resolver su situación procesal.

Días atrás, algunos medios de la Zona Norte publicaron una carta, en la que una mujer que decía ser la madre de la víctima aseguraba que había pedido al juez que desistía de la denuncia porque la situación le resultaba agobiante.

En efecto, ese escrito fue presentado en el Juzgado de Instrucción, sin embargo, algo no cerraba del todo: las formas de esa nota y la de la mujer que presentó la denuncia y luego la ratificó, no eran las mismas.

La denuncia contra el concejal Rubén Martínez fue presentada en abril del año pasado, y el caso se conoció porque la titular del área de la Niñez del Municipio de Caleta Olivia le mandó una nota al presidente del Concejo Deliberante, Javier Aybar, para que tomara algún tipo de medida contra él.

Esto resultó curioso, ya que no existía procesamiento contra el concejal, que siguió en su banca aun cuando el movimiento de mujeres de la ciudad de El Gorosito reclamó que diera un paso al costado.

Los cargos contra el concejal se relacionan con abuso sexual simple contra una adolescente a la que Martínez prometió trabajo en el Deliberante.

Cuando el caso saltó a la opinión pública, también se supo que previo a asumir como concejal en 2015, Martínez ya había sido denunciado por circunstancias similares contra otra joven, aunque esta denuncia nunca prosperó, a diferencia de lo que sucede con la causa actual, en la que la Defensoría del Menor solicitó que la instrucción no cese y una Cámara Gesell ratificó la acusación de la víctima.

(Fuente: La Opinión Austral)

Comentarios

comentar