Sucedió durante la tarde de ayer, en la intersección de las calles Alvear y Bonani, donde lo encontraron mientras un perro lo trasladaba. La policía investiga el impactante hecho.

Una aterradora noticia se conoció en la tarde de ayer, en la capital provincial, donde una niña observó que unos perros tironeaban un objeto en el suelo y cuando se acercaron vieron que era el cuerpo de un bebé sin sus extremidades.

Aún los efectivos policiales de la división criminalística realizan sus labores para poder obtener la mayor cantidad de pruebas e indicios que lleven a esclarecer este hecho. Mientras tanto, los investigadores se entrevistan con vecinos, con los chicos que se encontraban jugando en el lugar y examinan la posibilidad de contar con filmaciones de alguna cámara de seguridad que pueda haber en la zona.

Al parecer todo habría comenzado cuando unos pequeños que jugaban en la zona habían observado, en primera instancia, que unos perros estaban con una especie de manta.  Algo que le restaron importancia hasta que en un momento la pelota con la que estaban jugando cayó en la zona del descampado, cruzando un alambrado.

Cuando una de las pequeñas fue a buscar la pelota se encontró con lo que pensó que era un “bebote”, o bebé de juguete. Intentó observarlo bien y le habría bajado el pantaloncito detectando así que se trataba de una bebé real que yacía sobre el piso.

Inmediatamente fue corriendo a avisarle a los padres de lo que había encontrado y fueron ellos quienes dieron aviso al personal policial.

Al arribar los uniformados de la Seccional Quinta y percatarse que se trataba de una criatura dieron intervención a la División Criminalística para que se realizaran las pericias correspondientes.

De igual manera se solicitó la presencia del médico policial quien en primera instancia corroboró que se trataba de un bebé y certificó el deceso para que el cuerpo pueda ser trasladado a la morgue judicial.

Las primeras impresiones sobre el cuerpo era el faltante de alguna de sus extremidades y seria lesiones que serían correspondientes a las mordeduras de los perros que deambulan por esa zona.

Fuentes policiales destacaron que esperan que los análisis forenses ayuden a determinar la causa del deceso y el tiempo, que rondaría entre los 10 y 15 días de fallecido.

Por estos momentos el personal policial continúa con las labores de rastrillajes por la zona. Los vecinos del lugar dijeron que es muy común ver que gente se acerque a esa zona a arrojar cosas, pero nunca se imaginaron que un día iban a encontrar un bebé.

Fuente: Diario Nuevo Día.

Comentarios

comentar