Desde el gobierno expresaron la intención de mantener el compromiso asumido para que el Municipio de Caleta Olivia pueda terminar con fondos provinciales, la Planta de Ósmosis Inversa.

Luego de tres años y medio de iniciada, la Planta de Ósmosis Inversa finalmente pasó a la órbita del municipio de Caleta Olivia. El gobierno de la provincia se había comprometido a realizar los aportes necesarios para culminar y poner en funcionamiento la obra que se encuentra terminada en un 85%.
Durante el día de ayer se concretó un paso fundamental para avanzar en la solución a la problemática del agua que afronta desde hace varios años la localidad de Caleta Olivia y Cañadón Seco.
A fines de enero el gobierno había ratificado el compromiso del Gobierno provincial de concluir la Planta de Ósmosis Inversa. En aquella oportunidad, se transmitió a la comunidad de Caleta Olivia la voluntad permanente de la gobernadora Alicia Kirchner, de concluir una obra indispensable para las localidades de zona norte, destacando que para que esto ocurra solo era necesaria la autorización del ENOHSA dado la judicialización de la obra realizada por el ente nacional.
Durante la jornada de ayer finalmente se logró destrabar el conflicto. El municipio de Caleta Olivia, a través del intendente Facundo Prades, rubricó el histórico convenio por el cual logró que la obra de la Planta pase a su órbita para su culminación.
Según informaron desde el Municipio, se estima que a partir del traspaso se deberá realizar el llamado a licitación pública y luego la culminación de la obra rondará entre los seis u ocho meses.
Para terminar la Planta se necesitan entre $180 y $200 millones. La provincia se había comprometido con el Municipio y la comunidad a realizar el aporte a través del Fondo UNIRSE.
Lo importante para el gobierno de la provincia siempre ha sido el derecho humano de acceder al agua potable de los santacruceños y santacruceñas, por lo que en esta nueva etapa se continuará trabajando en este sentido.

Comentarios

comentar