Le prometió trabajo en las represas y la violó

1725

Berta vino a Santa Cruz para buscar trabajo, es viuda, mamá y en su paso por Piedra Buena conoció a un referente del sindicato de la UOCRA que le prometió trabajo en las represas, pero la violó. Actualmente ella integra el grupo de desocupados que el lunes acampó fuera de la sede de Río Gallegos. “Necesito trabajar por mis hijos, yo estoy muerta en vida”, contó.

Berta tiene 41 años y en las últimas horas fue noticia porque filmó el violento desalojo fuera de la sede que el sindicato de la UOCRA tiene en calle Alcorta de Río Gallegos. Es una más dentro del grupo de desocupados que pasó la noche del lunes en el acampe improvisado pidiendo que la conducción gremial les gestione puestos de trabajo, pero en la filmación a ella se la escucha decir: “a mí me violaron por un trabajo”.

Berta es viuda, tiene hijos menores de edad y hace tres años decidió irse de Olavarría, provincia de Buenos Aires, donde tiene una casilla, para buscar oportunidades en el sur. Primero vivió un tiempo en Tierra del Fuego, pero llegó justo para el comienzo de los despidos en las fábricas y más tarde se asentó en la localidad de Piedra Buena.

Para entonces no tenía nada, ni para comer, entonces pensó que lo mejor era ir a pedir ayuda en una radio local. Su desesperación hizo que varios vecinos la ayudaran. Así le salieron trabajos de planchado, algunas donaciones y el auxilio de un trabajador de la construcción que le prometió que la haría ingresar a las represas.

“Ah, ¿vos querés entrar a las represas? Yo tengo mucho contacto, vas a entrar”, cuenta Berta que JO le decía y ella mientras tanto se ilusionaba. Durante un tiempo, a través de este hombre, ella comenzó a colaborar con la sede de la construcción en Piedra Buena. “Yo estaba muy feliz, re contenta que iba a tener un trabajo”, recuerda.

Sin embargo, pasado el tiempo el hombre comenzó a exigirle, si acaso quería trabajar, que fuera su pareja, hasta que un día “me encerró, apagó la luz y pasó lo que pasó. Se fueron mis sueños, mis proyectos, me mató en vida”, dijo la mujer.

Berta denunció el abuso sexual contra el hombre apodado como “Gigi” y desde el área de la Mujer de ese municipio le brindaron acompañamiento. “Las chicas del área de la Mujer estaban, pero me decían que me vaya, que vendiera mis cosas y me fuera y yo no quería eso, yo quería justicia porque ni siquiera sé cómo se llama mi abogada. Esa no es una ayuda, hacer que desaparezcas”, se quejó.

Durante el tiempo que se quedó en Piedra Buena, Berta comía gracias a lo que le daban desde el sindicato. “Tres veces por semana nos daban víveres, pero todo en lata, a mis hijos no les puedo dar latas nomás. Yo iba igual a buscar eso, pero acompañada por las chicas del área de la Mujer, porque a veces este tipo no subía a las represas y yo le tenía miedo porque él andaba lo más campante, nunca estuvo preso”, contó.

Actualmente, en Río Gallegos Berta está unida al reclamo de los desocupados y es una de las pocas mujeres, porque “no me importa que me den un pico y una pala, necesito trabajo por mis hijos, yo estoy muerta en vida. Lo que sea. Estoy cansada de buscar, de llevar currículum, de ir en colectivo, venir en taxi, de ver los clasificados y que te digan que ya tomaron o que vivís muy lejos. Llega el mes que empiezan los chicos la escuela y te ponés a pensar qué vas a hacer, nadie te toma y mientras tanto vos sabés que en el gremio toman gente”, aseguró.

¿Por qué en el video les contó a los dirigentes de UOCRA lo que le pasó? “Porque todos ellos sabían, porque tienen que cambiar, porque protegen violadores, yo no vine para esto, yo siento que me mataron, que estoy en una película. Ninguno de ellos me llamó. Quiero trabajar para pagarme un abogado y yo meterlo preso, estoy cansada de que nadie me escuche”, dijo finalmente Berta.

Fuente: La Opinión Austral – Por Sara Delgado

Comentarios

comentar