El sábado a las 23.30, Daniel Imvinkelried dejó a su hija Agustina, de 17 años, en la casa de una amiga. Era el punto de encuentro para después ir a bailar al boliche Teos, a la vera de la ruta provincial 6 y la avenida de los Colonizadores, en Esperanza, provincia de Santa Fe.

El sábado a las 23.30, Daniel Imvinkelried dejó a su hija Agustina, de 17 años, en la casa de una amiga. Era el punto de encuentro para después ir a bailar al boliche Teos, a la vera de la ruta provincial 6 y la avenida de los Colonizadores, en Esperanza, provincia de Santa Fe.

Usando el GPS del celular de Agustina, la Policía encontró el lugar donde se activó por última vez: en un galpón a unas 15 cuadras del boliche, entre calle 3 de Febrero, Vélez Sarsfield, Ruta 6 y Berutti. A la mañana hubo un operativo allí, pero no encontraron nada.

Unas horas después, la Policía encontró el cuerpo de una mujer cubierto de bolsas. La fiscal María Laura Urquiza confirmó más tarde que se trataba de Agustina. Estaba a unos 200 metros del boliche Teos.

Con el caso de Agustina, en Argentina ya van ocho femicidios en apenas dos semanas que tiene el año. A Celeste Castillo, de 27 años, la mataron en Santiago del Estero. En el conurbano, una niña de diez años, Joselin Nayla Mamani, fue asesinada de 32 puñaladas. Un policía asesinó a su expareja en Mar del Plata. Su nombre:  Gisel Romina Varela. Ya lo había denunciado por violencia.

En la misma ciudad balnearia mataron a Susana Yas, de 77 años.

A Daiana Moyano, de Córdoba, la encontraron asesinada cerca de la parada del colectivo. Tenía 24 años.  

Liliana Loyola, de 64 años, fue prendida fuego por su hijo en San Juan. Valeria Juárez, de 32, fue asesinada de un escopetazo por su padre en Chaco.

También hubo un caso de intento de femicidio: en Santiago del Estero una mujer de 25 años fue baleada por su expareja, enfrente de sus hijos. Ella sigue internada, en grave estado, tras recibir 4 tiros en todo su cuerpo. El hombre intentó suicidarse.

Fuente: Cosecha Roja

Comentarios

comentar