El Barrio 150 Viviendas, ubicado en una de las extensiones de la zona de chacras de Caleta Olivia, fue uno de los últimos sectores urbanos de la ciudad a los que llegó esta semana la Campaña Nacional de Vacunación contra el Sarampión y la Rubéola, la cual finalizará a fines de noviembre.

La iniciativa tuvo un significativo éxito ya que contó con el valioso aporte del Sindicato Petrolero, cuyos colaboradores contribuyeron a realizar un trabajo “puerta a puerta” junto a personal del Hospital Zonal, recorriendo diferentes barrios para solicitar a los padres que no se olvidaran de completar el cronograma de vacunación obligatorio.

La licenciada Viviana Pérez, una de las responsables de la campaña, confirmó la efectividad del “puerta a puerta”, precisando que hasta el jueves habían sido vacunados 3.400 chicos, cifra que es altamente satisfactoria ya que el total de la población infantil (de trece meses a casi cinco años de edad)  que debe ser alcanzada es de 4.712.

“La cobertura que logramos hasta el momento es excelente, pero igualmente debemos proseguir con la actividad en el terreno”, citó la profesional, al tiempo que ponderó el apoyo brindado por los trabajadores petroleros que se ocuparon de entregar folletería y llamar a los papás y mamás casa por casa para anunciarles que el equipo de salud estaba aguardando en las inmediaciones a fin de brindar toda la asistencia.

Pérez dijo que la ayuda fue doblemente importante porque al equipo de salud se le dificultaba la campaña en los barrios debido a la gran cantidad de canes sueltos, en muchos casos agresivos.

Por su parte, la enfermera Débora Sosa, dijo que aún queda mucha tarea de campo hasta fines de este mes y pidió a las familias que aún no observaron la ambulancia afectada a la campaña por algún barrio, que igualmente se presenten al Hospital Zonal y a los Centros de Integración Comunitaria con sus chicos diariamente, de 8.30 a 20.00 horas, para que ellos reciban la llamada vacuna triple viral.

Finalmente, anticipó que la campaña continuará el lunes en el barrio de Abril y además proseguirá desarrollándose una tarea de “monitoreo rápido”, es decir un censo de vacunación de la población infantil.

Comentarios

comentar