Un año más, como sucede ya hace mucho tiempo (alrededor de 28 años,decía una vecina del Jardin n° 20) padres, madres y abuelas acampan afuera de jardines esperando por un lugar para los más pequeños. La situación es la misma para sala de tres, cuatro o cinco, los familiares se van turnando por horarios para conseguir una de las vacantes en el jardín elegido principalmente por la cercanía con el hogar.El acampe es hasta el próximo lunes que es el día en que empiezan a inscribir.

Luego de algunos días de campamento en fila afuera de los jardines locales. En la fila del jardín Antukelen, algunos padres cuentan que están “desde ayer (jueves 01) a las 7 y 30 de la mañana, donde (hasta esta mañana), eran dos listas con 10 padres cada una. Formamos listas de diez y de ahí nos vamos relevando para cubrirnos hasta el lunes”, agradeciendo el buen clima que está tocando. Por otro lado, comentan, que la información sobre la cantidad de vacantes “nos dijo la supervisora que tenemos que verla en la página de Facebook de supervisión”.

Por su parte, en la misma fila, una abuela acampando para anotar a su nieto en sala de cuatro comenta: “nos turnamos con un señor que viene que tiene que hacer cola, él se queda de noche y yo me vengo a recuperar a las cinco de la mañana para que él se vaya a dormir”. “No nos conviene hacer tanta cola, yo vine desde las dos de la tarde de ayer y después la llamé a mi hija que estaba en el colegio para que venga así iba yo también un rato al colegio porque yo vengo a la 14 en la noche, estudio en la 14. Así que estamos acá luchando para ver si conseguimos para lugar para el nieto”, comentó la señora.

En otro punto de la ciudad, en el jardín n° 20 del barrio Mirador, madres nos cuentan que están “desde el jueves 31. Las vacantes son 26 por la mañana no más, porque a la tarde ya no hay” y que eligen el jardín “por cercanía, porque es lindo”. Mientras que otra madre, además de estas características, comenta que elige esta institución porque “también me parece que las actividades son amenas, me gusta mucho para el conocimiento inicial”.

En cuanto a la modalidad de inscripción, refieriéndose al acampe, cuenta que “estuvimos conversando con padres, es la primera vez que hago la inscripción y me han comentado que hace 28 años es la misma metodología de acampar, a pesar de que faltaban cinco días, ahora ya no, pero bueno nosotros estamos ya hace un par de días y me parece que debería cambiar”. Y para los cambios de turnos en el acampe dijo que “se armó un grupo de whatsapp donde están los padres y ahora están copando los abuelos, los padres vienen, a la madrugada, desde la una hasta las siete de la madrugada se quedan los caballeros y a las 7 de la mañana intentamos cubrir por la mañana y tarde las mujeres y que después se queden los hombres”, finalizó.

Comentarios

comentar