Con el festejo por el Día de la madre los alumnos de 5 año de ambas modalidades, del colegio salesiano,  concluyeron  la intervención comunitaria  que consistió en un  trabajo conjunto con Cáritas y también en la organización de un  oratorio que comenzó en el mes de mayo y al que concurrieron gran cantidad de niños.

Los estudiantes de 5 Año de las modalidades Economía y Administración y  Ciencias Sociales y Humanidades, concurrieron de lunes a jueves a la Parroquia Virgen del Valle, donde concretaron   un proyecto socio comunitario que consistió en colaborar en la actividades de Caritas, preparar la merienda, brindar apoyo escolar  y organizar  juegos y  actividades para los niños del barrio, lo hicieron acompañados de los directivos y de los profesores Rosa Quintero, Martín Rodríguez, Lucas Lucatelli y Marisa Vaucheret.

Al respecto la rectora del Colegio, profesora Daniela Cristaldo detalló que el proyecto “constituye una instancia privilegiada de aprendizaje y servicio en simultaneo” ya que  “enfocar el servicio a la comunidad desde lo pedagógico y solidario nos permite promover experiencias de construcción colectiva de sentidos” y además  “nuestros estudiantes generaron vínculos de trabajo y reflexionaron alrededor de una tarea de promoción social y cultural”.

“Como institución Salesiana en Caleta Olivia consideramos que estas propuestas son sumamente positivas para los jóvenes y para la sociedad general” señaló al detallar que tuvieron  una amplia concurrencia de la comunidad “en los espacios que propusieron como talleres, juegos, meriendas, acompañando a las actividades de Caritas, feria de ropa, ropero comunitario, entrega de alimentos, relevamientos de datos, entre otros” por lo que  “de manera festiva cerramos este ciclo 2018 con las ansias y de entusiasmo para el ciclo lectivo 2019”.

Uno de los profesores a cargo del espacio, el contador Martin Rodríguez,se manifestó conforme por el logro y valoró que  los chicos “fueron muy comprometidos porque si bien se trata de una actividad dentro  de la curricula, hicieron más, vinieron  y brindaron su tiempo , han cumplido satisfactoriamente porque  han estado siempre , y eso es algo muy importante, compartieron con los más chicos, y se fue generando un vínculo”.

De igual modo señalo que fueron muchos los desafíos que se presentaron a lo largo de estos meses al manifestar que lo “importante es la experiencia, evitar los prejuicios y mostrarles a los chicos que es posible otro tipo de vida, nos ayuda a trasmitir otras formas de ver la vida  a través de la merienda, de compartir que es el momento donde  se habla porque no están fácil lograr la confianza   de los niños y se logra con el paso de los días pero, es fundamental el trabajo de los chicos del Sanjo”.

Los chicos cuentan su experiencia

Sobre lo vivido, uno  de los estudiantes Jonathan Cortez, dijo que  oratorio de Virgen del Valle significó  “una experiencia nueva que me dejó nuevos conocimientos, tanto como el trato con niños, el aprendizaje de  ayudar a la gente, me permitió conocer ciertas realidades de la sociedad, la cuales desconocía y me permitió, de cierta forma, poder intervenir para ayudar. Me llevo una linda experiencia”.

Por su  parte Florencia  Brelis dijo: “me agradó mucho estar con las chicas y chicos  y entretenerlas todos los  momentos que tuvimos. Fue un desafío y lo disfruté”.

Más adelante Lucas Lacrouts señaló que el  proyecto en Virgen del Valle “significó una nueva experiencia debido a que nunca había tenido la posibilidad de compartir con distintas realidades y poder ser influencia en algunos niños”.

Sobre el final Constanza González dijo que la experiencia  generó sentimientos encontrados. “Por un lado me ayudo a descubrir cualidades tanto mías como de mis compañeros a la hora de ayudar. Y por otro lado me hizo sentir agradecida por lo que tengo. Proyecto me dio herramientas para enseñarme a ser más solidaria y a trabajar en conjunto”.

Comentarios

comentar