Fue este jueves, durante la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, por iniciativa de Gabriela Mestelán y Matías Mazú. El funcionario nacional había señalado que el Yacimiento Carbonífero Río Turbio “ya estaba cerrado”, que “no funcionaba” y que no “va a funcionar nunca”, como así también que las inversiones realizadas allí no “no sirven para nada”.

Por iniciativa de los diputados Matías Mazú y Gabriela Mestelán, la Cámara de Diputados de Santa Cruz, rechazó “por desacertadas e irresponsables las declaraciones que realizó el secretario de Energía de la Nación, Javier Iguacel, sobre el futuro del yacimiento carbonífero y la continuidad de la empresa YCRT, de la cual dependen las comunidades de la Cuenca Carbonífera”.

Fue este jueves, en el marco de la 12º Sesión ordinaria, luego de que el funcionario nacional sostuviera en un canal de televisión porteño que el Yacimiento Carbonífero Río Turbio, “ya estaba cerrado”, que “no funcionaba” y que no “va a funcionar nunca”, como así también que las inversiones realizadas allí no “no sirven para nada”.

Al respecto, el presidente de la bancada mayoritaria, Matías Mazú, señaló que “reflejan un desconocimiento total de las áreas que tiene a su cargo, coincidimos con la oposición en rechazar estas declaraciones y repudiarlas, porque llevan inseguridad a la Provincia y a la gente de la Cuenca Carbonífera”.

Por otro lado, y también en lo que respecta a la situación de la Central Térmica de Río Turbio, se sancionó una Resolución solicitando a “Diputados y Senadores Nacionales de la Provincia de Santa Cruz, su intervención ante el Poder Ejecutivo Nacional para la Creación de una Unidad Ejecutora Especial en los términos del Art. 108º de la Ley 27.431 y sucesivas, que tenga como objetivo la finalización y puesta en marcha de la obra de la Central Térmica de Río Turbio, dentro del ámbito del Ministerio de Energía y Minería de la Nación”.

Al momento de argumentar este pedido, Mazú consideró que la paralización de las obras, son producto de “una irrazonable decisión política”, ya que “no sólo entendemos a esa obra como un imponente usina de recurso energético para la cuenca y para el resto de la región, sino por la ausencia total de argumentos con los que al menos se intente explicar el porqué del abandono de la obra, que reitero, se encuentra casi finalizada para su puesta en marcha generando energía eléctrica”.

Además, Mazú señala que se ha “dilapidado no sólo la importantísima inversión realizada en esa obra del Estado Nacional, sino también los recursos energéticos para los cuales ha sido pensada y desarrollada en casi su totalidad”, y sostuvo que la finalización de la Usina “a la que le falta muy poco”, se espera que “traiga paz social a los santacruceños y a los hombres y mujeres de la Cuenca”.

Comentarios

comentar