Como cada año la Escuela de Danzas Nativas festejó en las instalaciones
del CEMEPA, su trigésimo sexto aniversario. Lo hizo junto a profesores,
alumnos y padres quienes le cantaron el feliz cumpleaños, realizaron un
brindis y degustaron la tradicional torta preparada para la celebración.
Vale recordar que la Escuela Municipal de Danzas comenzó a funcionar
en el año 1982 en el Complejo Deportivo Municipal y que durante todos
estos años ha crecido considerablemente; tal es así que en la actualidad
la Escuela cuenta con más de 1000 alumnos divididos en distintos
talleres como Malambo, Danzas Folclóricas y Tango quienes brillan tanto
en nuestros escenarios, como en los de otras provincias y localidades.
También hay que destacar que además del Profesorado Municipal, este
año se sumó la Tecnicatura Provincial y el Trayecto Artístico Vocacional
de Tango.
La Jefa de Departamento de la Escuela de Danzas Nativas, Ana Claudia
Páez explicó que la costumbre de todos los años es festejar cada 3 de
agosto con los alumnos que están en clases, “compartimos una torta y
un brindis, además invitamos a algunos papas, a las autoridades y todo
el plantel docente y juntos festejamos el cumpleaños número 36”.
También manifestó que cumplir 36 años significa que están maduros,
“tenemos todo un camino recorrido y mirando al pasado es felicidad
plena por todo lo que hemos hecho y hoy con objetivos muy claros hacia
el futuro, es un trabajo muy grande el que hemos hecho en Escuela de
Danzas Nativas y que seguimos haciendo con una gran pasión y amor
por la danza, pero por sobre todo con las ganas de transmitir todo
nuestro conocimiento a cada uno de nuestros alumnos”.
Por otro lado mencionó que se vienen muchos proyectos para la Escuela
de Danzas Nativas, “esta es época de competencias y partir de
septiembre comenzaran en Río Gallegos, luego San Julián, Pico
Truncado, en donde compiten todas las agrupaciones, así que estamos
preparándonos para eso”.

Comentarios

comentar