Las autoridades de la Caja de Servicios Sociales brindaron detalles del sistema que actualmente implementan para las autorizaciones de las consultas médicas en toda la provincia.

Según informaron las autoridades de la Caja de Servicios Sociales de Santa Cruz, se implementaron algunas modificaciones luego de haber detectado irregularidades en algunos médicos que prestan servicio para la obra social. Indicaron que, en el sistema que se utiliza para este caso, clínicas y hospitales tienen un código denominado “consulta médica de guardia”, los médicos generalistas tienen uno denominado “consulta médica general” y los especialistas la “consulta médica especialista”. Antes, todos los médicos utilizaban los códigos de forma aleatoria, pero una cuestión de reordenamiento, ahora los obliga a utilizar el código que les corresponde. “Descubrimos que había médicos que pasaban hasta cuatro veces la tarjeta en menos de cinco minutos, lo que le generaba un gasto innecesario a la obra social”, informó Marcelo Castro, el interventor de la CSS.

Desde la obra social indicaron que ahora están agudizando los controles para cuidar los recursos de la obra social y del afiliado. “Lamentablemente, el afiliado quedó en el medio del problema porque, cuando asiste a un consultorio, puede suceder que la secretaria le pase tres veces la tarjeta en menos de cinco minutos. Eso lo deja sin la posibilidad de otra consulta médica”, advirtió.

Actualmente los afiliados tienen tres consultas con los médicos generalistas, tres consultas con un médico especialista y tres consultas con médicos de guardia. Sin embargo, eso no significa que ese sea el límite mensual, ya que de necesitar más consultas, sólo tiene que asistir a la Caja de Servicios Sociales para pedir otra autorización. “De esa forma, nosotros podemos concretar un mejor control de los recursos y un seguimiento”, aseguró Castro.

Desde la intervención destacaron los criterios utilizados en la gran mayoría de los casos para la prescripción médica: “Los profesionales entienden perfectamente la situación que atraviesa la provincia y siempre están predispuestos al diálogo y a buscar soluciones en forma conjunta. Es por eso que coordinamos charlas de uso responsable de medicamentos o asesoramiento en el vademécum, sobre todo en este momento tan crítico que atraviesa el sector de la industria de medicamentos, donde no están controlando o regulando el precio de los mismos, llegando en casos a tener aumentos con más del 200 por ciento”, explicó.

Luego agregó que, a diferencia de las prepagas que desde el 2015 a la fecha, hubo aumentos de más del 100 %, la obra social de la Provincia se sostiene con el aporte de los empleados de la provincia y que su sistema solidario permite que se puedan resolver casos muy complejos como trasplantes, planes especiales y vuelos sanitarios entre otros.

“La Gobernadora pidió que optimicemos el recurso de nuestros afiliados para poder brindar una atención de calidad, pero esta tarea es un acto de responsabilidad que se debe llevar adelante entre todos los que formamos parte de esta obra social. De esta manera, solicitamos a nuestros afiliados que, ante cualquier irregularidad que se detecte o se sospeche, tanto de un prestador como de un afiliado, se hagan las denuncias pertinentes. Todos debemos hacer un uso responsable de la obra social”, aseguró el interventor.

 

 

Comentarios

comentar