Comenzaron las audiencias del juicio por la muerte de Gustavo Gerez

2757

          

El tribunal de la Cámara en lo Criminal de Caleta Olivia, dio inicio esta mañana al debate oral y publico de la causa judicial que investiga las circunstancias de la muerte de Gustavo Gerez .El único imputado resulta ser el Subcomisario Alberto Méndez Miranda .

Gerez murió en un confuso episodio en madrugada del 16 de septiembre de 2016 en el interior de la Comisaría Seccional Primera, a pocos minutos de haber sido detenido en la vía pública por protagonizar un incidente con una comisión policial del Comando Radioeléctrico que comandaba el citado oficial.

La primera audiencia comenzó minutos después de las 10:00 bajo estrictas medidas de seguridad que le fueron asignadas a efectivos de la Prefectura local, teniendo en cuenta que luego de producirse el grave caso que cobró notoriedad nacional, se produjeron serios incidentes frente a la citada dependencia.

En esa ocasión, la manifestación convocada pidiendo justicia,  derivo en una batalla campal con fuerzas policiales, hecho que dejo un saldo de varias personas  lesionadas debido a pedradas, postas de goma y gases lacrimógenos, tras lo cual se sucedieron otras marchas de protesta siempre exigiendo justicia, algunas de la cuales también derivaron en incidentes.

El tribunal está conformado por los jueces  Juan Pablo Olivera, Humberto Monelos y Griselda Bard, en tanto que Carlos Rearte asume la Fiscalía de Cámara y Carlos Borges se constituye como el fiscal de instrucción de la causa.

Como querellantes de la familia de Geréz, actúan los abogados particulares Alberto Luciani  y Paola Fernández, en tanto que la defensa del subcomisario que llegó en libertad al juicio, está a cargo de Marcelo  Quinteros.

 

En la sala también estuvieron presentes la hermana del joven fallecido, Sandra Geréz y otras mujeres que eran sus amigas, además de dos oficiales de policía, igualmente en condición de oyentes.

No amplio declaraciones

Méndez, con ropa de civil, se encuentra en estos momentos realizando tareas administrativas en la que ahora se denomina Dirección Regional Norte de la Policía de Santa Cruz.

Por la mañana fue convocado a sentarse en el  banquillo, frente a los jueces, pero solo dio sus datos personales ya que se excusó de declarar,  remitiéndose a ratificar sus dichos durante el proceso de instrucción de la causa, en tanto que por la tarde el juicio continuó con la presencia de testigos.

También pudo saberse que la semana pasada, a través de su defensor, habría solicitado que la causa se ventilara en un juicio a prueba, asumiendo cierta responsabilidad, pero ese pedido fue denegado y la causa mantuvo la carátula de “homicidio culposo”.

Un gran dilema

Vale recordar que los familiares de Geréz, acusan tanto a Méndez como por lo menos a otros trece policías de golpearlo brutalmente hasta causarle la muerte y apenas ocurrió ello, difundieron imágenes del rostro ensangrentado y desfigurado.

El médico forense  Vera Maidana habría dictaminado que el joven murió a consecuencia de una bronco aspiración y que además se hallaron vestigios de droga en su cuerpo, pero quedo en duda si Geréz ingresó golpeado a la comisaria o si ello se produjo luego de ser detenido en la vía públicas.

Por lo que se sabe, de acuerdo a los partes de la fiscalía y de la querella en la instrucción de la causa, Méndez y tres suboficiales (entre ellos una mujer) que se movilizaban en el móvil 770 del Comando Radioeléctrico, se dirigían poco después de las seis de madrugada de ese 16 de septiembre, a atender un requerimiento de rutina, cuando divisaron a un  joven que estaba con su torso denudo y se había bajado los pantalones.

De acuerdo a los dichos de Méndez, cuando intentaron identificarlos, quien luego sería identificado como Geréz, los insultó con fuertes epítetos y les dijo que era el demonio, tras lo cual amenazó al oficial a quien le lanzo un golpe de mano, pero el uniformado lo esquivó.

Luego fue esposado y trasladado a la Comisaria Primera donde continuó mostrándose agresivo, por lo cual lo arrojaron al suelo boca abajo.

Los testimonios de policías indican que el joven se golpeaba la cara contra el suelo y que por ello le colocaron una frazada para que no se autolesionara y mientras se esperaba al médico policial se produjo el deceso luego de vomitara y se produjera la bronco aspiración.

También deberá dilucidarse si es cierto que Méndez, según sus dichos en instrucción, dejó al joven en la comisaria y a los pocos minutos se retiró.

Además, se le atribuye no haberlo trasladado desde un principio al Hospital Zonal u otro centro médico, de acuerdo a las normativas de rigor que se exigen para este tipo de casos, pero por otro lado se habla de que en el nosocomio por aquella época había reticencia de atender a contraventores de este tipo si antes no eran revisados por un médico policial.

El juicio continuará  en el curso de esta semana  y la querella  reclama que se endurezcan las imputaciones, es decir que el caso sea observado como un homicidio simple que contempla penas más severas y que se involucre a otros responsables.

Durante la tarde 14 de los 16 testimonios programados fueron escuchados en la sala, destacándose el de la hermana, Sandra Geréz, que dió detalles de cómo se enteró de lo sucedido con su hermano y de igual manera el testimonio del Dr. Héctor Ansonnaud, médico de guardia que llegó en la ambulancia del hospital.

Comentarios

comentar