Mucho se ha escrito estos años en las páginas de los diarios sobre los referentes de más peso en la provincia de Santa Cruz. Durante casi 30 años la Provincia estuvo atravesada por el kirchnerismo y los últimos doce se le sumó un solo nombre a la «oposición» a ese poder, el senador Eduardo Costa.

Fue así que los santacruceños casi no han tenido opciones para votar en estos últimos 15 años, debido a que los candidatos han sido prácticamente los mismos en oficialismo y oposición diferenciados por campañas de marketing que los re maquillaba en cada elección.

Pero a diferencia de los últimos años, ambos referentes han tenido un gran desgaste, ejemplo de ello es que hoy nadie piensa ni habla de Alicia Kirchner como candidata en el 2019, los nombres que surgen dentro de esa fuerza son varios, pero nadie con apellido K.

Dentro de la oposición ocurre un fenómeno muy parecido, Eduardo Costa aparece como un eterno y único candidato, y con un gran desgaste en estos últimos años, que lo ha llevado a decaer en imagen a su punto máximo desde que apareció en política. Las constantes peleas con referentes internos de la UCR, la falta de políticas claras y de desarrollo del gobierno de Cambiemos con Santa Cruz, la exageración de las promesas de campaña que dejó a mucha gente esperanzada pero con las manos vacías, el conflicto de YCRT de difícil solución y de gran preocupación en las dos comunidades de la cuenca, en las que se teme que se haya roto el tejido social por lo que no se sabe cómo podría volver la intervención con Zeidan a la cabeza a instalarse en una localidad que les perdió la confianza, sumado a las gestiones complicadas de varias intendencias de Cambiemos que no pueden despegar, opacan el panorama electoral de Eduardo Costa.

Toda la situación descripta, la ve el kirchnerismo, quien se relame de las debilidades del costismo, quien tiene muchos frentes internos, no puede visitar algunas localidades como las de la cuenca, enfrentado desde hace dos años con el intendente de Caleta Olivia  y que tiene la capital de la Provincia

 en constante caos y para colmo de males para él, quien fue su principal aliado en las elecciones legislativas, el intendente José María Carambia de Las Heras de manera cuasi “traidora” lo sale a desconocer y a criticar fuertemente.

Seguramente dentro del seno de UPVM estará la discusión de cómo encarar este último año pre-electoral, donde el gobierno nacional no ha repartido en los últimos meses prácticamente nada a las intendencias, con la obra pública nacional parada en la provincia y con despidos en las empresas que dependen del gobierno nacional como YCRT e YPF.

Con este contexto, Eduardo Costa sigue defendiendo las políticas del gobierno de Cambiemos en Santa Cruz mientras la mayoría de los dirigentes empiezan a criticar no solo al gobierno nacional por la falta de inversión y el parate de las obras, sino también al mismo Costa.

Seguramente falta mucho para el 2019, pero para los Comité, las unidades básicas y los cafés, los rumores corren como nunca, lo que significa que la carrera para la gobernación ya empezó, resta saber si serán los mismos de siempre o esta vez la ciudadanía tendrá la posibilidad de elegir nombres nuevos con ideas renovadas que busquen de manera necesaria unir a Santa Cruz.

En esta discusión también la va si Santa Cruz en el 2019 volverá a elegir Gobernador con la Ley de Lemas que todos utilizan mas alla que la critiquen, o los dirigentes, la Justicia y el poder político tendrán la madurez necesaria para entender que los ciudadanos no quieren mas votar a alguien y que ese alguien no gane.

Comentarios

comentar