El jefe de la Policía Provincial, comisario general (R) José Luis Cortés, invita a toda la comunidad a asistir y recordar al efectivo, quien fuera herido el 6 de febrero del 2006 durante una manifestación en la localidad de Las Heras y falleciera el día después.
Tal como lo informó La Opinión Austral en su momento, en la madrugada del 7 de febrero una tragedia sacudió a la comunidad de Las Heras y a toda la provincia. Ese día, en el marco de un reclamo de trabajadores petroleros, fue asesinado el joven oficial subinspector (ascendido a comisario post mortem) Jorge Sayago.
El día anterior era detenido en una emisora de Las Heras el líder petrolero Mario Navarro, lo que ocasionó una pueblada en la que participaron más de dos mil personas. El enfrentamiento de los manifestantes con la Policía -las paredes de la Alcaidía de Las Heras dejarían al descubierto unos 150 disparos de arma de fuego- tuvo el saldo de un muerto y varios heridos, cinco de ellos de bala: se trataba de los policías Gastón Berilli Mendoza, Héctor Rubén Leal, Carlos Abel Centurión, Carlos Alvarez y Guillermo Morales.
Jorge Sayago, agonizante, fue trasladado de urgencia a la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia, con traumatismo y fractura de cráneo y herida de bala en la clavícula lateral izquierda, de un arma calibre 22. El policía dejó a una joven esposa, Lorena Castro y a su hijita, entonces de un año y medio, Marcia Agustina Sayago.
Tras el violento escenario, la Policía de la provincia realizó allanamientos 72 horas después del crimen, por las denuncias de los familiares de los detenidos y distintas organizaciones de derechos humanos por abuso de autoridad, que incluyeron maltrato físico y psicológico, lo que está en manos de la Justicia.
 
Condenas
El 12 de diciembre de 2013, después del mediodía se conocieron las condenas a los acusados por la muerte del policía Jorge Sayago. Ramón Inocencio Cortez, José Rosales y Hugo González fueron sentenciados a reclusión perpetua por homicidio agravado. 
Franco Padilla fue el cuarto condenado por homicidio, pero no recibió prisión perpetua ya que el hecho ocurrió cuando todavía era menor de edad. Cinco años de prisión por coacción agravada fueron a Pablo Mansilla, Carlos Mansilla, Daniel Aguilar, Néstor Aguilar y Rubén Bach. Por último se sentenció a cinco años de prisión, por partícipe necesario de lesiones graves, a Darío Catrihuala.
Fuente LOA

Comentarios

comentar