Daniel Castellón, Delegado Paritario de ATE en YCRT, habló con Tarde para todo (Frecuencia Patagonia 99.3) sobre la difícil situación que atraviesa la localidad santacruceña de Río Turbio a partir de la decisión del interventor Omar Zeidan de enviar 500 telegramas de despido.

“A partir del 22 de enero, el gobierno de Mauricio Macri, con la complicidad del senador nacional Eduardo Costa y el interventor de YCRT, Omar Zeidan, está llevando adelante la máxima expresión de un gobierno neoliberal que cree que las empresas del estado no sirven y que los trabajadores son un gasto”, dijo Daniel Castellón desde Río Turbio recién llegado de viaje tras una semana intensiva en la Capital argentina donde, junto a sus compañeros de la intersindical, buscó nacionalizar el conflicto de la minera. En Buenos Aires, se reunieron con la CGT y referentes de todo el arco político: desde la senadora Cristina Kirchner, pasando por Graciela Ocaña del Frente Renovador, Antonio Carambia de Cambiemos y Romina del Pla del Frente de Izquierda y los Trabajadores.

Los 500 despidos y retiros voluntarios en YCRT afectan directamente a las localidades de Río Turbio y 28 de Noviembre. La cuenca carbonífera cuenta con 48.000 habitantes y las ciudades están apuntaladas en el trabajo que se realiza en la mina y el empleo estatal. Luego de la creación de YPF, la mina de carbón que comenzó a funcionar en 1958 fue impulsada por el gobierno de Juan Domingo Perón. En la década de 1990, bajo el gobierno de Carlos Menem se dio la privatización de la empresa con gran cantidad de despidos y retiros voluntarios, pero luego esta se re estatizó en 2003 con Néstor Kirchner. Así en 2007 comenzó la construcción de la central termoeléctrica y la obra del interconectado nacional para darle valor agregado al carbón y que este pueda alimentar de energía al país. Hoy, con Mauricio Macri en el poder, la historia parece retroceder.

Tras inaugurarse el primer modulo de la central en 2015 y funcionar tres meses, con la salida de Pérez Ozuna a la intendencia y la llegada de Omar Zeidan en enero de 2016, se suspendió el funcionamiento de la construcción del segundo módulo con un 80% de avance en su construcción y se paralizó la mina. “YCRT no es solo una empresa minera, sino un anclaje geopolítico de soberanía nacional y energética para garantizar el desarrollo productico de la cuenca, de Santa Cruz y del país a partir del interconectado nacional con el abastecimiento del 1% que es equivalente a 3 o 4 provincias”, marcó Castellón.

Esperando que se resuelva la reunión del día de hoy entre funcionarios de YCRT y el gobierno nacional, para que mañana concluya la reunión que comenzó la semana pasada entre la cúpula de la minera y la intersindical, Castellón dejó entrever que existe la posibilidad  de que estos despidos se relacionen con la posible privatización de la mina y la central termoeléctrica de Río Turbio como puntas de laza para la privatización de otras empresas como YPF y Aerolíneas Argentinas.

De todos modos, el delegado de ATE marcó que, en Río Turbio, los trabajadores tienen historia de lucha y llevan en la espalda muchas generaciones que ya han peleado con convicción por el carbón y la generación de energía. “No pudo el menemismo y no va a poder Macri porque estamos convencidos de lo que hacemos y vamos a hacer lo necesario para la reincorporación de nuestros compañeros y la puesta en marcha de la mina y la central” cerró.

Comentarios

comentar