“Las autoridades ven el agua como una mercancía y no como un derecho humano”

1170

En diálogo con Voces y Apuntes, Zulma Usqueda de los autoconvocados por el agua de Comodoro Rivadavia brindó detalles sobre las tareas que realizan, y la falta de respuestas de las autoridades ante la problemática hídrica que afecta a toda la región.

“La realidad es que los vecinos estamos solicitando desde hace 8 años que las autoridades nos reciban y que vean el agua como un derecho humano y no como una mercancía. Uno de los temas era el acceso que tenía la población al agua. Lamentablemente en ocho años los concejales nos recibieron una sola vez, juntamos más de 3 mil firmas con un proyecto de iniciativa popular en el 2014 y no nos quisieron recibir formalmente”, comentó Zulma.

Sobre la agrupación conformada, detalló: “Cuando uno habla de este tema del agua, tiene que hablar de los responsables de la gestión del agua. Muchas veces la gente piensa que es hacer política, pero esto es la necesidad que tenemos muchos ciudadanos que no pertenecemos a ninguna organización formal. Nos reunimos los días miércoles afuera del Consejo Deliberante para juntar firmas para notas con diferentes ejes. Solicitamos el tratamiento del proyecto de iniciativa popular “el agua como derecho humano”, también solicitamos el proyecto de emergencia hídrica y el acompañamiento a los vecinos de Caleta Olivia con la construcción del nuevo acueducto, enviamos una nota a Medio Ambiente para conocer sobre los 17 pozos petroleros que utilizan más de 300 mil m3 el agua dulce, entre otras cosas”.

“Comodoro Rivadavia es una ciudad de más de 108 años de explotación petrolera donde la gente viene a trabajar. Es una sociedad que reacciona espasmódicamente, es algo natural, ni por el tema del agua, ni por la salud y la educación hay grandes manifestaciones. Aquí hay muchas variables que afectan al problema de la participación. Este sistema nos ha cerrado las puertas en todo sentido.

“La gente piensa que no va a lograr nada, El desánimo se contagia, la energía negativa se contagia y termina el funcionario haciendo lo que le da la gana. Tenemos que replantear lo que hacemos para seguir con la lucha”, concluyó Zulma Usqueda.

Comentarios

comentar