La Escuela Rural N°48 de Bajo Caracoles apunta a continuar con la producción de leña casera

1408

Se trata de un trabajo que desarrollaron estudiantes y docentes de la EPP N°48 de Bajo Caracoles. A través del mismo promueven la elaboración de Leña Casera. Hoy solicitan la colaboración de la comunidad para contar con las herramientas adecuadas y de ese modo, seguir adelante con este proyecto que tiende a convertirse en sustentable.

Desde el año 2016, los alumnos y docentes de la Escuela Rural N°48 del Paraje de Bajo Caracoles, empezaron a desarrollar el proyecto “Leña Casera”. Se trata de una iniciativa que se originó por parte de la comunidad escolar debido a la falta de red de gas en el lugar y el deseo de preservar el medio ambiente. Es importante destacar que el proyecto fue distinguido hace dos años por parte de la Presidencia de la Nación. Tras un 2017 con algunas complicaciones que no permitieron lograr los objetivos fijados a principio de año, desde la institución apuntan en 2018 a revertir la situación. “Trabajamos un tiempo y no pudimos continuar porque las herramientas con las que contamos son muy artesanales y no nos permitieron hacer grandes cantidades. Por lo tanto, decidimos dejar momentáneamente nuestro proyecto. Tanto la prensa como la trituradora de hojas y cartón, que hizo el portero de la escuela son herramientas artesanales y para elaborar una mayor cantidad de leña, necesitamos máquinas con otras características”, indicó a TiempoSur, la directora de la institución, Silvia Mabel Ríos Vallejos, quien además relató que en primera instancia, los chicos usaron sus manos para triturar las hojas y el cartón, luego emplearon una cortadora de césped, pero no fue suficiente. Más allá de las adversidades que se fueron generando, a partir del mes de marzo retomarán las acciones para avanzar en nuevas perspectivas.

Las necesidades

Respecto a los elementos que necesitan para seguir con esta iniciativa que envuelve a los estudiantes como docentes, Ríos Vallejo señaló que necesitan una prensa más grande, no importa si no es industrial. “Apelamos a la solidaridad de alguna escuela laboral o industrial que nos pueda ayudar a hacer una prensa con otras dimensiones. El año pasado fue complejo pero a pesar de todo, nosotros continuamos trabajando. Además nos gustaría contar con una nueva trituradora para las hojas y el cartón”, agregó.

Los interesados en colaborar con la iniciativa, pueden tomar contacto con la institución a través de la Fan Page de la Escuela Rural Nº48 de Bajo Caracoles.

El proyecto y sus resultados

La docente comentó que la idea de trabajar en torno a esta iniciativa se originó fundamentalmente, ante la falta de red de gas en el lugar y el deseo de preservar el medio ambiente. Así junto a los alumnos de la escuela se abocaron a buscar un sustituto de la leña. “En un principio investigamos qué es lo que ocurría en otros puntos del país y en otros lugares del mundo en relación a nuestra inquietud. Es así que descubrimos que el uso de briquetas ya estaba incorporado en la vida cotidiana de mucha gente, en países como Canadá y otros del primer mundo. En vez de usar la leña tradicional, recurren al uso de otros productos”, explicó.

Respecto a la leña casera, Ríos Vallejos, expuso que en primera instancia se les ocurrió experimentar con hojas secas que caen en otoño de los álamos. Las mismas fueron recolectadas en las calles, veredas y otros espacios de Bajo Caracoles. “En la elaboración de nuestra leña casera usamos hojas secas, aserrín, alcohol y agua. Sólo esos cuatro productos. Sabemos que nuestro producto, es sano y económico. A la vez nos permite cuidar nuestro medio ambiente”, remarcó.

La concreción del proyecto implicó en primera instancia un trabajo de investigación y posteriormente una faz de campo. Se tuvieron en cuenta temas tales como deforestación y el impacto que genera en el medioambiente.

En cuanto a quienes intervinieron en el proyecto, la docente dijo que formaron parte del estudio y la elaboración del producto, los alumnos de segundo a sexto grado. Asimismo en esta experiencia se pudo integrar a una alumna de nivel especial. “La verdad que fue muy interesante ver como todos trabajaron y el entusiasmo con el que lo hicieron. Quiero destacar que a través de estos proyectos, quienes vivimos en lugares bastante alejados podemos mostrar cómo surgen nuestras ideas y a pesar de todas las dificultades, las podemos concretar”, aseveró.

Fuente: Tiempo Sur

Comentarios

comentar