Sin interrumpirse el servicio de MAXIA, deberá llamarse nuevamente a licitación

1999

El Tribunal de Cuentas resolvió que el Municipio de Caleta Olivia debe hacer un nuevo llamado a licitación pública para la prestación del servicio de transporte urbano de pasajeros. También ordenó la rescisión del contrato con la empresa MAXIA SRL que debe devolver el anticipo financiero de $ 9.800.000 al Municipio.

Ante la denuncia del Concejal Pablo Calicate del 28 de marzo, referida a la irregular contratación directa de la empresa MAXIA SRL, el Tribunal de Cuentas realizó una auditoria de Entes Municipales en Caleta Oliva y resolvió que el Municipio debe hacer un nuevo llamado a licitación y luego rescindir su contrato con la empresa.

Así como Calicate cuestionó la venta ilegal de tierras fiscales que terminó con una denuncia por supuestas coimas contra el intendente Facundo Prades, sucedió lo mismo la dudosa contratación con la empresa MAXIA que el Tribunal de Cuentas ordena regularizar.

Sobre la situación del transporte de pasajeros, Pablo Calicate expresó que se podrán acordar puntos claros para que la propia MAXIA participe de la nueva licitación y marcó que, mientras tanto, Caleta Olivia no se va a quedar sin transporte de pasajeros. Además, agregó que se abre una nueva posibilidad para hacer una contratación seria que beneficie a los vecinos por sobre la empresa. Un ejemplo de esto es el boleto estudiantil gratuito que nunca se efectivizó a pesar de que existe una ordenanza vigente y una Ley provincial que la avalan.

En su informe, el Tribunal de Cuentas detectó muchas irregularidades y se destacan las siguientes:

-Se incumplió el segundo llamado a licitación que el Municipio debía hacer antes de realizar la contratación directa de MAXIA, tras hallarse desierta la primera licitación.

-El Municipio y MAXIA suscribieron el contrato el 31 de diciembre de 2016 mientras que la empresa se conformó dos días antes, el 29 de diciembre. Al momento de la firma del contrato la empresa no tenía domicilio legal en Caleta Olivia ni la antigüedad requerida de 5 años.

-Al momento de la firma del contrato, la empresa no se encontraba inscripta en el Registro Público de Comercio ni en la AFIP.

-Según el Boletín Oficial de Chubut, la empresa tiene un capital inicial de $100.000, insuficiente para garantizar llevar adelante la prestación del servicio de pasajeros.

-El Municipio de Calera Olivia hizo un anticipo irregular a la empresa, en concepto de subsidio, de $9.800.000 sin garantías de que pueda servir de respaldo en caso de incumplimiento. Según el Tribunal de Cuentas, estos puntos sumados hacen presumir la insolvencia patrimonial de la empresa.

-La auditoría puso constatar solo que once ómnibus son de la empresa, mientras que los restantes nueve carecen de documentación que puedan certificar su titularidad.

Por todo esto, el Tribunal de cuentas observó que existen grandes diferencias entre los requisitos para la primera licitación que quedó desierta y la contratación directa. Parece claro, que la gestión de Prades benefició a MAXIA SRL, a punto tal que no pudo justificar el tan ventajoso contrato.

Comentarios

comentar