Se trata de Silvio Gastón Esquivel quien había conseguido empleo en una vidriería y se sabe que la última vez que fue visto, estuvo compartiendo un asado con algunos compañeros de trabajo. Hubo allanamientos y rastrillajes pero aún no se pudo dar con el paradero.

Un trabajador oriundo de la localidad mendocina de San Rafael, que había llegado a Pico Truncado hace aproximadamente tres meses, se encuentra desaparecido desde el lunes 13 de noviembre y es intensamente buscado por la policía luego de que su hermana que reside en Caleta Olivia denunciara el caso cinco días después.

Se trata de Silvio Gastón Esquivel (37), quien había conseguido empleo en una vidriería ubicada en la calle Sarmiento y se sabe que en la madrugada del día que desapareció estuvo compartiendo un asado con algunos compañeros de trabajo y otras personas con las que había trabado reciente amistad. Pero no regresó a su domicilio.

El pasado martes 14, desde el citado comercio le comunicaron telefónicamente a su hermana de Esquivel no se había presentado a trabajar y luego de varios días de averiguaciones infructuosas, la misma decidió radicar la denuncia en la Comisaría Segunda.

Rastrillajes

La policía recabó numerosos testimonios y realizó varios rastrillajes e incluso solicitó colaboración de la División Canes de la Unidad XXVIII de la División Bomberos de Cañadón Seco, la cual aportó una perra de nombre “Vicki” para buscar rastros de Esquivel, aunque no se dieron precisiones sobre el resultado de esa tarea.

Paralelamente se cuenta con la colaboración de personal de la Dirección de Protección Civil y la búsqueda se extendió hacia el área del denominado escombrero municipal, zona de invernaderos y salina ubicada a pocos kilómetros del acceso, en todos los casos con resultados negativos.

Por otra parte, se conoció que llamó la atención a los investigadores algunas actitudes de amigos y compañeros de trabajo de Esquivel que en su totalidad son oriundos de Mendoza, los cuales no solo no colaboran en la búsqueda sino que tampoco se acercan a la comisaría para preguntar sobre alguna novedad del paradero de su amigo.

A esto se suma el hecho de que todos habían aportado datos diferentes cuando fueron a declarar, como la hora en que llegaron a la casa donde compartieron el asado; cuántos estuvieron; quiénes se quedaron y a qué hora se fue Esquivel.

Allanamientos

El juez Leonardo Cimini libró cuatro órdenes de allanamiento, sobre distintas domicilios en la que viven los trabajadores de la vidriería en la que se desempeñaba Esquivel, así como en la morada del propietario del comercio y en la vidriería, de donde la Policía secuestró ropas, celulares y elementos de interés para la causa, así como las pruebas de luminol que permiten una reacción química más indicada para la localización de manchas de sangre no visibles al ojo humano.

Cimini encabezó el procedimiento en la propiedad de calle Sarmiento al 300 donde viven dos de los compañeros de Esquivel. El segundo allanamiento se llevó a cabo en Roca al 300, lugar donde vive el dueño de la vidriería y donde se llevó a cabo el asado en el que vieron por última vez al mendocino, entre los dos domicilios hay una cuadra de diferencia y se encuentran en paralelo.

También se inspeccionó una casa en el pasaje Jáuregui. Además donde residía Esquivel (este sería el segundo que se da en este sitio) y otro en la vidriería de calle Sarmiento casi Urquiza.

De todos los domicilios se secuestró ropas, celulares y elementos de interés para la causa.

Fuente: Truncado Informa– TiempoSur.

Comentarios

comentar