La violación y el ingreso a garita del basurero municipal de Caleta Olivia para saquearla son un nuevo síntoma de lo que padece la ciudad. Mientras los vándalos ingresan, los camiones recolectores no lo hacen hace semanas.

El hecho ocurrió en medio de una medida de fuerza municipal por lo que el inmueble se encontraba sin seguridad ante la falta de serenos. Desde las palas para sofocar los incendios, pasando por los bajo mesada,  hasta el inodoro: se llevaron todo de la oficina y la garita que se encuentran en el predio.

Los daños que se registraron en el lugar llegan también a vehículos judicializados que se hallan en el corralón contiguo al lugar. Nuevamente, ante la falta de seguridad, los autos han sido desmantelados para extraerse los repuestos y autopartes (hasta los motores que pesan entre 140 y 250 kilogramos).

Mientras tanto, Aníbal Montenegro, el encargado del basural municipal, requirió al concejal Javier Aybar (a cargo de la intendencia) que solicite una guardia policial en el lugar, al menos hasta que se solucione el conflicto salarial.

Comentarios

comentar