Río Gallegos: condenaron a seis años de prisión efectiva al ex policía abusador

1223

Martín Ferreyra, acusado de abusar sexualmente de la hija de su pareja, fue condenado ayer a cumplir seis años de prisión efectiva. La madre de la víctima dijo sentirse “decepcionada” por la sentencia dispuesta.

En el día de ayer el Tribunal Oral de la Primera Circunscripción dio a conocer la sentencia a Martín Ferreyra, ex efectivo policial de la provincia, hallándolo penalmente responsable del cargo de abuso sexual agravado a la hija de su ex pareja. El fallo generó indignación y repudio tanto en familiares como en agrupaciones que apoyaban a la víctima.

Minutos después del mediodía de ayer, los magistrados del Tribunal Oral con asiento en nuestra ciudad capital dieron a conocer la condena para Martín Ferreyra, quien en su momento era efectivo policial y prestaba funciones en la Alcaidía.

Durante la semana pasada, el ex agente fue juzgado por jueces provinciales en Río Gallegos por el delito de abuso sexual agravado por el vínculo y la convivencia preexistente con su hijastra, quien al momento de perpetrarse el delito tenía tres años.

Tras el debate -que duró dos días- y los alegatos, el fiscal de Cámara, Iván Saldivia, solicitó la pena de ocho años de prisión, mientras que la defensa había pedido la absolución. Por otro lado, tanto la madre como la agrupación Las Rojas exigían la pena máxima.

Ayer, el Tribunal Oral resolvió condenar al acusado a seis años de prisión efectiva.

 

Declaraciones

Tras conocerse la sentencia, Valeria, la madre de la víctima, comentó sus sensaciones a La Opinión Austral y dijo: “Estoy muy decepcionada, tengo una mezcla de sensaciones horribles”.

Respecto a que en principio se pedían 20 años, la reducción del fiscal hasta ocho y que terminaron siendo seis años de prisión, la madre comentó que “por lo que pude hablar y saber, es que dicen que las pruebas, si bien eran positivas, deberían haber sido más contundentes”, al tiempo que indicó que durante el juicio ella presentó los resultados de la Cámara Gessel y estuvieron las declaraciones de las dos psicólogas que atendieron a la víctima, “la nena tenía apenas tres años, apenas sabía hablar, es terrible, muy doloroso, no sé qué más tendría que haber presentado”, expresó acongojada en relación a la presentación de las evidencias.

“Hoy están revictimizando a mi hija, porque si este tipo hace buena letra, sale antes por buena conducta ¿te imaginás lo que es eso?”, se preguntó y agregó que de presentarse ese escenario, “yo no quiero estar acá, tengo cuatro hijos, soy sola para cuidarlos y ¿si a ese loco lo sueltan? Yo tengo que trabajar y no puedo vivir con la idea de que voy a tener que andar atrás de mis hijos cuidándolos las 24 horas, no voy a poder vivir así”, dijo Valeria.

Por otro lado, la madre de la víctima dijo que “me da miedo todo”, remarcando que antes y durante el juicio “hice todo lo posible y solamente le dieron seis años, y él se declaró inocente hasta el último momento porque la cara le da para todo”, añadiendo “no me siento protegida por la Justicia, no me voy a arriesgar a que pongan un programa de protección o una orden de restricción, no voy a arriesgar a mis hijos otra vez”, expresó tristemente Valeria.

En otro tramo de la entrevista y tras pensarlo en frío, Valeria indicó que no confiaba en los programas de protección dispuestos por la Subsecretaría de la Mujer. “Imaginate si este tipo hijo de puta hizo lo que hizo, lo puede volver a hacer y más si la Justicia va a minimizar todo, siendo así de garantistas”.

“Me jugué hasta la última carta, mi hija nunca va a ser lo que era antes, mi familia tampoco, ni yo voy a volver a confiar en alguien como antes, uno espera la mayor pena” y agregó que a pesar de que “no te da felicidad”, le hubiese gustado al menos “decir, bueno, este hijo de puta no se la va a llevar de arriba, estas cosas te dejan con la boca abierta y no sabés que hacer”.

 

Grupo

Consultada sobre el apoyo de la agrupación Las Rojas, la madre dijo que agradece haberlas conocido y dijo que “siempre me contuvieron y me acompañaron un montón”.

Respecto a algunas acciones que podrían hacer a futuro, Valeria contó a este medio que “estaría bueno hacer un grupo para ayudar a las madres que pasan situaciones similares como la que me pasó a mí, uno nunca espera eso en la vida, termina pasando y ahí no sabés para qué lado arrancar, nadie te sabe informar los pasos a seguir en estos casos”.

Haciendo una retrospectiva en su caso, la madre comentó que “a lo mejor, si hubiera tenido más ayuda en su momento, el doctor de cabecera de la nena no se hubiera lavado las manos, porque me dijo ‘si la nena te contó eso es porque le pasó, pero lo que tenés que hacer ahora es la denuncia’, pero no me dijo ‘andá al hospital para que le hagan análisis o un hisopado’”.

“En ese momento de desesperación, si hubiera tenido a alguien que me asesorara, hubiera hecho los pasos correctos y este hijo de puta se hubiera tragado muchos años más preso”, dijo la madre de la víctima mirando al pasado.

Para concluir, Valeria dijo que la idea es que haya “más herramientas para la gente que se encuentra en estas situaciones, para acompañarla” y aseguró que “hay cada vez más casos” de abusos en nuestra ciudad.

La Opinión Austral

Comentarios

comentar