En la noche del lunes 28, tres individuos encapuchados y armados ingresaron al domicilio de un conocido comerciante de Caleta Olivia. Si bien los ladrones se fueron sin llevarse nada, en la retirada efectuaron un disparo en el brazo al hermano del comerciante que se encuentra fuera de peligro.

Pedro Lemul, reconocido comerciante de Caleta Olivia

Es la segunda vez en un año que asaltan a Pedro Lemul, propietario del local El Artesano, en su domicilio que se encuentra cercano al  B° Rotary XXIII. En esta oportunidad, se trató de un intento de robo frustrado a mano armada propiciado por tres sujetos encapuchados. El comerciante damnificado habló con Voces y Apuntes, por Frecuencia Patagonia 99.3, sobre lo sucedido: la expresión de su voz reflejó un estado de angustia muy grande, comenzó a explicar lo sucedido entre lagrimas.

Pedro entiende que lo sucedido estuvo planeado por los malvivientes y que tiene que ver con su actividad laboral. Sostiene que lo siguieron desde su local hasta su domicilio pensando que él podía tener la recaudación del día consigo.  Al momento del incidente, lo acompañaban su mujer, su hijo de 5 años y su hermano que está de visita los visita.

«Los tres entraron a los gritos y armados. No me explico cómo fue que ingresaron y no se llevaron nada», contó Pedro. Según sus palabras, los hombres permanecieron muy poco tiempo en el lugar. Por un lado, los gritos de su esposa los pueden haber asustado, y por otro, los empujones de su hermano, quien intentaba alejarlos de la familia, pueden haber ayudado. Ya saliendo del hogar, ese forcejeo que mantuvieron con el hermano de Pedro concluyó con golpes y patadas por parte de los ladrones hacía él y finalmente un disparo de fuego que impactó en su brazo. Afortunadamente, el saldo de las lesiones fue un hematoma en el ojo y un raspón en el brazo.

Pedo explicó que las cámaras del exterior de su casa muestran un auto que llegó detrás de él y se estacionó enfrente. «Tras lo que sucedió en el interior, los ladrones salieron disparando, uno efectúa un disparo a un descampado que está al lado y los otros dos se meten en un Fiat Siena color azul y con  patente de las nuevas, mientras mi hermano los persigue», contó Pedro.

Se trata del segundo robo en un año para este comerciante. En el primero, entraron sin armas y se llevaron todos los artículos de electrónica: una computadora, un televisor y celulares. Esta vez, ingresaron armados pero no se llevaron nada. Pedro explicó que se trata de un B° donde hay escaso alumbrado público y aunque con los vecinos compraron farolas y enviaron cartas denunciado la situación a servicios públicos la situación no mejoró. «En mi cuadra no hay luz, no se ve nada y los vecinos alumbramos con nuestros propios artefactos», dijo.

Por último, contó que tras el fuerte evento que terminó con su hermano herido, luego de llamar al 101, la policía de la seccional 5ta tardó 10 minutos en llegar. La ambulancia, por su parte, tardó entre 15 y 20 minutos.

Comentarios

comentar