Homenaje de la Diputada Roxana Reyes leído en la Legislatura Provincial durante la sesión del cuerpo:

La Asamblea General de las Naciones Unidas, designa el 15 de junio como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez.

Representa el día del año cuando el mundo expresa su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a algunas de nuestras generaciones mayores.

El maltrato a la vejez involucra tanto a las políticas públicas como la vida familiar y el sistema educativo.

La CONVENCIÓN INTERAMERICANA SOBRE LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS PERSONAS MAYORES  en su Artículo 4

Los Estados Parte se comprometen a salvaguardar los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor enunciados en la presente Convención, sin discriminación de ningún tipo, y a tal fin:

                 Adoptarán medidas para prevenir, sancionar y erradicar aquellas prácticas contrarias a la presente Convención, tales como aislamiento, abandono, sujeciones físicas prolongadas, hacinamiento, expulsiones de la comunidad, la negación de nutrición, infantilización, tratamientos médicos inadecuados o desproporcionados, entre otras, y todas aquellas que constituyan malos tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes que atenten contra la seguridad e integridad de la persona mayor.

                   Adoptarán y fortalecerán todas las medidas legislativas, administrativas, judiciales, presupuestarias y de cualquier otra índole, incluido un adecuado acceso a la justicia a fin garantizar a la persona mayor un trato diferenciado y preferencial en todos los ámbitos.

Desde hace unos meses asistimos en nuestra provincia al peor de los escenarios en el trato hacia nuestros mayores.

Víctimas de violencia institucional, emocional, física y económica, desde hace 77 días acampan a la intemperie en un desesperado intento de ser vistos, escuchados y considerados.

Vulnerables pero fuertes a la vez tocaron todas las puertas reclamando el más elemental derecho a percibir su haber jubilatorio y lo hicieron con dignidad y solidaridad, llegando a sufrir afecciones ciertas en su salud física y emocional.

La provincia de Santa Cruz, a través de quien ejerce el poder ejecutivo ha violentado los derechos de nuestros adultos, ha violado sistemáticamente la normativa internacional citada, el poder judicial tampoco les dio una respuesta oportuna, eficaz y justa. Que decir de la Camara de Diputados, que ante la presencia de los jubilados en nuestra casa sufrieron maltratos aún no aclarados ni castigados.

Hoy están ahí, a escasos metros, sufriendo frio, cansancio y sintiendo la tristeza y el abandono de un gobierno que ha decido castigarlos con el máximo de los cinismos.

Va mi reconocimiento a esa lucha digna y justa que nuestros mayores dan desde hace 77 días, no podré desde mi banca paliar el dolor pero si visibilizar la crueldad y el desprecio con el que son tratados por esta gobierno insensible.

En unos momentos estaremos legislando, declarando beneplácitos o interés provincial, o tal vez sancionando alguna ley, recordemos en el momento de levantar la mano que postergamos a quienes deben ser prioridad, esto es nuestros adultos y nuestros niños.

Comentarios

comentar