Pablo González: “Hay una guerra política donde el campo de batalla es Santa Cruz”

1856

El vicegobernador Pablo González habló de la necesidad de que las diferencias políticas queden de lado a la hora de que lleguen las soluciones y mostró preocupación por el escenario petrolero.

Para el vicegobernador, que Santa Cruz esté en crisis es funcional al oficialismo en los tiempos electorales que vienen.

“Estamos en un plano de realidad que nos obliga a estar todos los días buscando una salida”, sostuvo el vicegobernador Pablo González, al ser entrevistado por una emisora radial de Buenos Aires.

El programa, a cargo del cura Juan Carlos Molina (ex titular del Sedronar durante parte de la presidencia de Cristina Kirchner) se emite por Radio Rebelde. Allí el funcionario provincial explicó que “Santa Cruz tiene un déficit estructural que lo viene arrastrando hace años, esto se viene agravando en el último año y medio por el parate de la obra pública, la no realización de los proyectos que podrían traer una mejora económica de la provincia, la decisión de no echar empleados públicos, la decisión de no entregar la Caja de Previsión Social”, indicó y recalcó sobre esto último que “si vos transferís la Caja el Gobierno financia el 100% del déficit, pero eso no es una decisión que vamos a tomar nosotros, en todo caso lo tendría que decidir la gente”.

También recalcó González que “se ha caído la actividad hidrocarburífera y creemos que el Gobierno Nacional ha decidido dejar de lado la actividad convencional y derivar los fondos hacia otro lado”, y en ese marco, recordó que “hoy hay 500 familias de la Zona Norte de Santa Cruz que tienen el telegrama en la cocina, que son empresas que trabajan para YPF y se quedaron sin contrato”.

Y si bien admitió que “YPF dice que no se retira de Santa Cruz”, apuntó a que “hay un nivel de desinversión muy grande y una vez que se desarma el aparato productivo hidrocarburífero, volver a ponerlo en marcha son 3 a 4 años”.

Agregó que “desde el año pasado tenemos 2 mil despidos, donde no hay forma de ir a trabajar a otro lado. Por eso cuando a nosotros nos dicen que tenemos que reducir el sector público le preguntamos adónde iría esa gente”.

En términos económicos, aclaró que “esa caída de actividad ha determinado que la provincia pierda 200 millones de pesos por mes. Es decir 2.400 millones al año, hay caída a nivel económico en general, la obra pública parada en un 100%, donde se subsidian unos 2.000 trabajadores de la construcción con 5 mil pesos porque la gente se muere de hambre, y después el Estado Nacional lo hace aparecer como déficit de la provincia”.

[ Te puede interesar: Desde Nación afirman que negocian un acuerdo con Santa Cruz pese a la resistencia de Alicia Kirchner ]

Sobre la ayuda de Nación, indicó que “nos mandan un adelanto de coparticipación intrames, que a principio de mes viene bien para arrancar, pero después te lo descuentan dentro del mismo mes. Hemos intentado salir al mercado para colocar un bono como ha hecho el resto de las provincias, y pese a no tener deuda flotante externa, nos han dicho que no”, aunque admitió que desde el Ministerio del Interior “hay voluntad de superar las cosas”,  indicando que “Alicia le dijo a Macri que los santacruceños también son argentinos y hay que dejar las diferencias políticas de lado, porque está la gente de por medio”.

Con otro ministro que dijo hay buen diálogo es con Esteban Bullrich de Educación, y en ese sentido dijo que “el año pasado tuvo una actitud positiva para la provincia, y si bien este año aún no pudimos lograr superar el conflicto, estamos en un punto de inflexión donde necesitamos ya resolver estos problemas”.

Y admitió que están a la espera de terminar de cerrar el acuerdo económico que necesitamos, considerando que hoy “se usa a Santa Cruz como ejemplo de lo que podría haber sido la Nación”.

Pablo González enfatizó: “cuando a mí me hablan de Santa Cruz y lo que no se hizo en el gobierno de Néstor y Cristina, yo les digo que acá hay 100 años de historia y de paradigmas que no se podían cambiar en apenas 12 años”.

Finalmente sostuvo que “acá lo que hay que entender es que en un año electoral hay una guerra política, donde el campo de batalla es Santa Cruz, donde está ahogada financieramente, y si bien tenemos responsabilidades y autocríticas que nosotros hacemos, hoy electoralmente (la crisis santacruceña) sirve y mucho a un modelo que busca que la gente aguante lo que está pasando, porque si no serán Venezuela o como Santa Cruz, y esto las demás provincias que están como nosotros, también lo están viendo”, concluyó.

Fuente: La Opinión Austral

 

 

Comentarios

comentar