A través de un texto de opinión, el diputado por Municipio de Caleta Olivia Sergio Bucci expone el actual estado en el cual considera esta la Provincia y la necesidad de encausar las relaciones con el diálogo para lograr un cambio de rumbo.

En quince meses de gestión de la Gobernadora Alicia Kirchner solo podemos decir que Santa Cruz es un barco a la deriva sin rumbo que de a poco le va entrando agua y que si no se toman decisiones políticas apuntadas a la crisis estructural que vive una provincia de 300 mil habitantes, nada indicaría que no se terminaría hundiendo llevando consigo el sufrimiento de miles de santacruceños que hoy «resisten con aguante» la falta de un plan A de un gobierno que ha decidido como principal medida política echarle la culpa a los demás, cuando por su propia impericia, su propio abandono a políticas de desarrollo sustentables a largo plazo, ha dejado a Santa Cruz en estado deplorable, frágil y dependiente de las decisiones del poder central, cuando hoy, por nuestras propias virtudes y fortalezas de buenas decisiones tendríamos que haber salido de la periferia de la patria gracias a los 12 años que santacruceños manejaron el rumbo del país.

Pero nada fue así, se olvidaron de su tierra, usaron a los ciudadanos, a la provincia para beneficios personales, corrompieron a mucha gente y callaron a todos los que pudieron comprar, pensaron que el poder duraría para siempre y con la billetera acallar todas las voces que podían molestar. Lázaro fue Lázaro porque alguien del gobierno lo alimentó, al igual que López o Jaime, claros ejemplos que todo estaba corrompido de manera muy obscena.

Sin plan B en Nación, en la tierra arrasada no tenemos Plan A. Sin clases por un gremio «intransigente» que tiene docentes que todavía no cobran su sueldo, que no saben si van a cobrar, que les ofrecen el 3% de aumento y que fue el sector de la educación que menos aumento recibió en el país durante estos 15 meses de gestión. Preguntó ¿Se volverán «intransigentes» al no saber por qué cobran de esa manera?, ¿será porqué no hay respuestas claras del gobierno provincial?, ¿O por no entender porque pagan por sectores o si van a cobrar? o también será que el Gobierno cada día no demuestra interés por la educación alargando los conflictos, mientras los niños siguen sin poder ir a clases generando una desigualdad de oportunidades nunca vista en Santa Cruz.

El dialogo y el no uso político de la crisis.

Resulta imperioso que la Provincia muestre los números reales así podemos entender con qué recursos cuenta la provincia día a día y quizás entre todos poder buscar mejorar la situación. Siempre con diálogo, pero no el diálogo mentiroso de Alicia Kirchner ni tampoco el de Eduardo Costa que solo piensa en la cuestión electoral y que pareciera disfrutar la decadencia de un gobierno que no paga los sueldos, porque solo así, a través del sufrimiento de la gente, la división y el oportunismo político que siempre tuvo el costismo como la famosa carta en la que aseveraba que Cristina Kirchner era lo mejor que le podía pasar al país, busca subir en las encuestas y sumar más poder a su manejo totalitario, personalista y cuasi kirchnerista de un sector importante de la oposición en Santa Cruz, cuando eso lo tendríamos que conseguir por las virtudes de trabajar y ayudar a nuestro pueblo que está triste.

Resta preguntar ante la difícil situación que atraviesa Santa Cruz: ¿Estamos en condiciones la clase política de la Provincia de salir de esta crisis entre todos?, ¿o seguimos alimentando el negocio de la grieta, para dividir más a la sociedad y solo pensar en el presente y en ganar una elección?. Pensar de ese modo quizás sería dejar que el barco se llene de agua tanto que no pueda avanzar con riesgo de que se hunda, ¿Es eso lo que queremos los ciudadanos?, siempre pensando que estamos en un contexto donde nada funciona y donde los chicos ya ni si quiera tienen en la educación la única herramienta de transformación social. Por lo que es sumamente necesario no hacer uso político electoral de la crisis y buscar entre todos la salida a Santa Cruz.

Comentarios

comentar