En el marco del conflicto con los docentes de Santa Cruz por un acuerdo en paritarias -unas cuatro mil personas se movilizaron el lunes por la noche en el centro de Río Gallegos durante la marcha de Antorchas convocada por maestros- la gobernadora Alicia Kirchner sostuvo que recibió una «provincia quebrada» y con un «ahogo financiero».

En declaraciones al programa «Mañana Sylvestre», que se emite por Radio 10, la mandataria provincial afirmó estar «sufriendo las consecuencias de lo que pasa a nivel nacional».

Asimismo aseguró que los recursos de la provincia de Santa Cruz son limitados y están determinados por recursos como las regalías petroleras. «Tenemos problemas como todo el país», remarcó al tiempo que se quejó: «Sobre la provincia hay una mirada mediática donde ponen la atención. Cuestionar y descalificar es muy fácil».

Entre los inconvenientes que debe enfrentar Santa Cruz enumeró un déficit de 6 mil millones de pesos, la disminución en un 86 por ciento en la obra pública, y la eliminación de reembolsos por puertos patagónicos. «La parálisis de las obras públicas nacionales repercute fuertemente en la actividad de la provincia. Han podado la perspectiva de crecimiento porque la Patagonia ha tenido doce años de reparación histórica pero no son suficientes para los años de postergación», concluyó.

En tanto, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que el Gobierno va a «darle alguna ayuda» a la gobernadora de Santa Cruz frente al duro conflicto que mantiene con sectores sindicales, aunque advirtió que la provincia patagónica «se tiene que comprometer a cambiar la forma de gobernar».

El integrante del Gabinete del presidente Mauricio Macri consideró que la provincia sureña llegó a esta situación porque hubo «un Gobierno hiperpopulista que vivía solamente el presente y ni siquiera pensó en el futuro de la provincia de donde eran oriundos».

Fuente: Ámbito Financiero

Comentarios

comentar