Ratificaron sentencias a proxenetas de Santa Cruz

1501

Jueces confirmaron la sentencia dictada por el Tribunal Oral Federal de Santa Cruz en la que se condenó a Verónica Ruth Arenas a la pena de 4 años de prisión, por ser coautora del delito de trata de persona mayor de edad, en la modalidad de traslado y acogimiento, agravado por la comisión de tres personas en forma organizada con fines de explotación sexual.  Ya el año pasado habían ratificado la condena de Celio Cándido Barrionuevo y Mercedes Elizabeth Valerio. Los tres imputados fueron llevados a juicio por separados, ya que Arenas se encontraba prófuga de la Justicia, y fue juzgada el 7 de mayo del 2015.

En el año 2013, se celebró en Río Gallegos el segundo juicio por Trata de Personas, en su momento solo habían sido juzgados y condenados Celio Cándido Barrionuevo y Mercedes Elizabeth Valerio, ya que la tercera imputada Verónica Ruth Arenas, se encontraba prófuga, siendo juzgada y condenada después de dos años, es decir el 7 de mayo del año 2015, a la pena de cuatros años de prisión por ser coautora del delito de trata de persona mayor de edad, en la modalidad de traslado y acogimiento, agravado por la comisión de tres personas en forma organizada con fines de explotación sexual.

 

El fallo fue elevado a casación

 

Por este fallo la defensa de Arenas, interpuso un recurso de casación en los que fundamentó que la resolución de los magistrados era arbitraria y vulneraba los principios y garantías constitucionales de su defendida, sosteniendo que Arenas era otra víctima más de “Trata de Personas” que también se encontraba en una situación de vulnerabilidad, y por temor no podía escapar del prostíbulo “Le Clab” de Caleta Olivia.

 

En su argumento la defensa rechazó que Arenas haya captado o trasladado a la víctima y mucho menos acogerla u obligarla a prostituirse, afirmando que no se discute que la verdadera víctima haya sido engañada o captada para ser prostituida, ya que existía una dominación por parte de Celio Barrionuevo.

 

Intentó desligarla de la causa

 

El defensor en su intención de desligar a Arenas de la causa, indicó que  el delito era atribuible a Barrionuevo y Valerio, ya que según él no existían pruebas que involucren a su defendida. Si bien, en la declaración indagatoria la víctima señaló conductas de Arenas que permitirían deducir que la misma participó activamente en el delito, para él no constituyeron pruebas suficientes y adujo que vulneraron su garantía de inocencia.

 

Por otro parte, hizo alusión a los dichos de la víctima, quien manifestó el control que ejercía Arenas sobre ella, pero no pasó de ser solo una afirmación, pues la víctima se comunicaba con su hermana y esto esta constatado por una de las comunicaciones que originaron esta causa. La afirmación de la víctima se contrapone con la afirmación de la propia Arenas quien rechazó haber tenido control sobre la misma e incluso la alentaba a tener comunicación con sus familiares, constituyéndose la duda razonable, ya que entendió que el Estado no pudo probar la culpabilidad de su defendida.  Es por todo ello que el defensor tras el fallo dictado por los jueces federales de Santa Cruz, elevó la causa a casación.

 

Casación ratificó la sentencia

 

El 31 de marzo de este año, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Ana María Figueroa –presidenta-, Mariano Hernán Borinsky y Gustavo M. Hornos, confirmaron la sentencia dictada, el 7 de mayo del 2015, por el Tribunal Oral Federal de Santa Cruz, en la que se condenó a Verónica Ruth Arenas a la pena de 4 años de prisión, fundamentando que la víctima era vulnerable en virtud del cuadro familiar, social y económico de pertenencia y las condiciones de adversidad en las que se encontraba, contexto éste que fue utilizado a sabiendas por la imputada para trasladarla desde Misiones hasta Caleta Olivia, para finalmente, reducirla a la situación de trata, es decir, explotarla sexualmente en el prostíbulo propiedad de uno de ellos.

 

Por este mismo caso, en noviembre del año 2016, los mismos jueces que integran la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, habían ratificado la condena de Celio Cándido Barrionuevo a la pena de 10 años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser coautor penalmente responsable del delito de: “Trata de Personas  con  fines de explotación sexual agravada, de una mayor de 18 años abusando de la situación de vulnerabilidad y por ser cometido por tres personas en forma organizada” en concurso real con “Trata de Personas con fines de explotación sexual agravada, de una menor de 18 años abusando de la situación de vulnerabilidad y por ser cometido por   tres personas en forma organizada”, lo mismo sucedió con el fallo de Mercedes Elizabeth Valerio a la pena   de 11 años de prisión de cumplimiento efectivo, por ser coautora penalmente responsable del delito de: “Trata de Personas con fines de explotación sexual agravada, de una mayor de 18 años abusando de la situación de vulnerabilidad y por ser cometido por tres personas en forma organizada” en concurso real con “Trata de Personas con fines de explotación sexual agravada, de una menor de 18 años abusando de la situación de vulnerabilidad, ser ascendiente de la   víctima y por ser cometido por tres personas en forma organizada.

Fuente: Pasa en Santa Cruz

Comentarios

comentar