El miércoles 22 de marzo, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se congregaron cerca de 300.000 personas en la Plaza de Mayo para reclamar por la paritaria nacional docente y en defensa por la educación pública. Mientras tanto, padres y docentes de Caleta Olivia se reunieron en el monumento al Gorosito para que no se repita la crisis educativa del año 2016.

La convocatoria surgió de parte de padres del Instituto Marcelo Spínola que, a través de las redes sociales, invitaron a otros padres y a docentes a marchar por la educación de sus hijos. Bajo las consignas “¡Queremos clases!”, “Por la Educación Pública”, “Los chicos no pueden quedar en el medio”, «Basta de corrupción y de políticas sucias, queremos educación!» y «Por el derecho a la educación» cerca de 300 personas se movilizaron por el centro de la ciudad. El circuito comenzó en El Gorosito y continuó por la avenida San Martín hacia la calle 9 de Julio, y volvieron por la Av. Independencia hasta la intersección con la Av. Fagnano y nuevamente al Monumento al Obrero Petrolero.

En el año 2016, en la provincia de Santa Cruz hubo 100 días de paro, lo que permitió que los estudiantes tuvieran clases entre 60 y 70 días. Ante esta situación desesperante, los padres autoconvocados junto a sus hijos, los estudiantes, llevaron a cabo diferentes medidas para que se decretara la Emergencia Educativa. Por otro lado, las medidas de fuerza llevadas a cabo por la Asociación de Docentes de Santa Cruz (ADOSAC) apuntaron a un reclamo directo hacia el ejecutivo provincial para establecer la paritaria y luego para que se pagara en tiempo y forma.

Si bien el año pasado el aumento fue de un 25% y se cobró siempre antes del 10 de cada mes, las medidas se fueron incentivando a lo largo del tiempo, con consignas de 120hs. de paro seguidas de retención de servicio. Este año, el panorama se presenta más complejo, ya que no hubo paritaria nacional, la provincial fue del 10% y siendo 23 de marzo los docentes aun no cobraron el sueldo completo. Por ello, la sociedad toda se ha puesto en alarma entendiendo que el conflicto educativo y gremial, en el contexto nacional y provincial, va a ser mayor.

 

Comentarios

comentar