Crece el conflicto de la Agrupación 11 de Noviembre

4218

En los últimos días se viven momentos de tensión entre las integrantes de la Agrupación 11 de Noviembre que reclamaron en la Ruta Nacional N°3 y tomaron el CIC Virgen del Valle como medidas de fuerza para reclamar por trabajos.

Reclamos de la agrupación

La Agrupación 11 de Noviembre está integrada por 25 mujeres pertenecientes al Plan 1840, que en noviembre de 2016 llevaron a cabo un fuerte reclamo en la municipalidad de Caleta Olivia y en la Ruta Nacional N°3 para exigir trabajos dignos y en blanco. A partir de ese momento comenzaron un diálogo con la Subsecretaría de Desarrollo Humano y Economía Social de la Provincia para encontrar un espacio y una profesión de trabajo.

El 3 de marzo de este año las cooperativistas tomaron las instalaciones del CIC Virgen del Valle como medida para que el gobierno les pagara los sueldos adeudados y para recibir respuetas de parte de Wilson Parasa. Más tarde, el 7 de marzo cortaron la ruta, nuevamente, y denunciaron ser reprimidas por gendarmería. Aquel 11 de noviembre del año, fue Wilson Parada quién habló con María Vidal y Yésica Romero, representantes de la agrupación, para que permitieran pasar por la ruta a un colectivo que llevaba a un equipo deportivo a una competición, y se presentó como una vía de diálogo entre ellas y provincia, es por ellos que ahora las trabajadoras exigen su presencia.

Finalmente, el jueves 9 de marzo, la «Agrupación 11 de Noviembre» se hizo presente en el CIC San Cayetano para realizar una toma pacífica de las instalaciones y exigir la presencia de Wilson Parada y de Paola Lamanuzzi, responsable de zona norte de la Subsecretaría de Desarrollo Humano y Economía Social. En este contexto, María Vidal habló con el programa Voces y Apuntes, y expuso que solo recibieron dos días de capacitación y que a partir de ello se emplearon a 8 personas y no a las 25 de la agrupación. Por su parte, Yésica Romero denunció que el Director del CIC, Maximiliano Herrera, había llamado a la policía para desalojarlas, aunque esta acusación no pudo comprobarse en las inmediaciones del Barrio, ya que no hubo presencia policial.

Explicación de la Subsecretaría de Economía Social

Cerca del mediodía del jueves, Paola Lamanuzzi habló con la emisora Frecuencia Patagonia 99.3, desde la capital Río Gallegos en donde se encuentra trabajando. En diálogo con Nelson Aguilar reconstruyó la cronología de los hechos y explicó que había sucedido.

A partir del reclamo iniciado a fines del año pasado, desde la Subsecretaría de Economía Social Lamanuzzi, junto a Parada y los directores de los CIC provinciales, les ofecieron a las 25 mujeres comenzar con capacitaciones en la industria textil. Esta preparación no era solo de oficio, sino que consideraba la ayuda para armar un proyecto de trabajo, conseguir la maquinaria específica, la búsqueda del espacio físico y el compromiso de parte del hospital zonal para que sus producciones fueran adquiridos por el nosocomio.

En base a esta propuesta, algunos integrantes pidieron capacitaciones en otras áreas como gastronomía o producción minera. Pero, explicó Lamanuzzi, en esa instancia solo podían ofrecer esta formación, aunque se comprometieron a buscar otras especificaciones para más adelante.

De esta manera, el 20 de febrero la Cooperativa Patagonia Textil comenzó a dictar las capacitaciones. En esa primera jornada realizaron tareas de corte y confección sobre camperas, explicó Lamanuzzi. Pero a la mañana siguiente, Vidal y Romero le escribieron a ella y se quejaron sobre el trabajo que habían realizado ya que, a su entender, habían confeccionado camperas para un pedido privado y por lo tanto la cooperativa sacaría beneficio económico sobre su labor.

Ante este reclamo, Lamanuzzi les explicó que no había tan convenio y que ellas debían aprender el oficio para que luego la cooperativa las contratara y cobraran su producción. Pero, Vidal y Riomero no aceptaron continuar con las capacitaciones. Frente a esta negativa Patagonia Textil ofreció continuar con la capacitación a 7 u 8 personas que estuvieren interesadas en la materia, pero ante la negativa de las referentes esto no sucedió.

Paola Lamanuzzi contó a la emisora que a partir de ese momento, las referentes de la agrupación comenzaron a insistir para ser planta permanente de la provincia, por ello amenazaron con tomar los CIC dependientes de la provincia y luego cortaron la ruta. En este sentido, la representante de la Subsecretaría no está de acuerdo con las medidas de fuerza tomadas ya que imposibilitaron la libre circulación de vehículos y pusieron en riesgo las actividades del los CIC, como las guarderías, los servicios médicos y las fuentes de trabajo de otras mujeres.

Asimismo mencionó que a las integrantes de la Agrupación no se les dio de baja del Plan 1840, que recibieron ayuda financiera y también bolsones de comida de parte del mismo CIC Virgen del Valle. También mencionó que de 25 personas solo 5 prestan servicios en espacios municipales y que en el último corte de ruta habían 8 o 10 personas. De esta manera apuntó a las líderes Vidal y Romero como las responsables de estas medidas de fuerza.

Finalmente Paola Lamanuzzi dijo estar «molesta por algunas medidas que tomaron como el corte de ruta y la toma del CIC, con todo lo que significa, pero sigo abierta al diálogo. No tengo problema para reunirme y diálogar con aquellos que quieran capacitarse, quieran armar un proyecto y sean responsable con ello. No estoy abierta al diálogo con aquellos que presentan amenazas a mi persona y que lo único que piden es ser planta permanente en provincia».

María Vidal, representante de Agrupación 11 de Noviembre

 

Paola Lamanuzzi, responsable de zona norte de la Subsecretaría de Desarrollo Humano y Economía Social.

Comentarios

comentar