El presidente de la comisión de fomento de Cañadón Seco, Jorge Soloaga se refirió a lo que impusiera vía decreto el presidente Mauricio Macri quien suscribiera el decreto para declarar “movibles” los feriados del 24 de marzo y el 2 de abril.

“Si para el señor presidente Mauricio Macri, la torpeza de manosear una fecha simbólica tan cara al sentimiento y memoria de millones de argentinos, aún cuando no a todos, representa un costo político o no, nos tiene absolutamente sin cuidado en Cañadón Seco”, sostuvo Soloaga.

Al mismo tiempo dejó en claro que “esa fecha, como los nombres de nuestros jóvenes vecinos asesinados por la última dictadura militar, Reinaldo “Naldi” Rampoldi, Oscar “Puño” Montoya, Eduardo Clivio y la de nuestros vecinos torturados como Juan Domingo Rivarola, o de nuestra vecina Orieta Colin, torturada y secuestrada por la dictadura de Pinochet, no se discuten, no se negocian y no se manosean; porque están más allá de cualquier tipo de especulaciones nocivas; están en una categoría superior y central, intangible, que es la de la dignidad humana y eso es inviolable. Y vamos por más, vamos a fortalecer más el proceso de consolidación de la memoria colectiva y de afianzamiento de verdad y justicia, vamos a reacondicionar y reestructurar el monumento a nuestros mártires resignificándolo en Altar de la memoria, de la Verdad y la Justicia».

«En este espacio estuvo Guido Montoya, hijo de “Puño”, estuvo su abuela Estela de Carlotto, derramó sus lágrimas Hortensia Arduras de Montoya abuela paterna de Guido y estuvo Mónica Rampoldi, hermana de “Naldi” Rampoldi cuyo cuerpo aún no aparece. Y eso señor presidente de la nación Mauricio Macri no se toca ni manosea».

«Lo que si debe hacer el presidente Macri es desvincular inmediatamente de las esferas del estado, de un estado que fuera usurpado por las garras del poder económico en complicidad con las fuerzas armadas de nuestro país, al funcionario Gómez Centurión por los descalificantes comentarios hechos públicos respecto de lo que representó aquel período oscuro vivido por gran parte de los argentinos, comentarios que como mínimo constituyen un claro comportamiento de apología del delito».

Comentarios

comentar