A poco más de un mes de la salida de Isela Costantini de Aerolíneas Argentinas, el nuevo presidente de la compañía Mario Dell’Acqua puso en marcha los motores para darle vuelo al plan de ajuste que le solicitaron desde la Casa Rosada.

El presidente de Aerolíneas analiza cerrar sucursales y provocar más despidos
Mario Dell’Acqua pretende aplicar el plan de ajuste que le solicitaron desde la Casa Rosada.

A poco más de un mes de la salida de Isela Costantini de Aerolíneas Argentinas, el nuevo presidente de la compañía Mario Dell’Acqua puso en marcha los motores para darle vuelo al plan de ajuste que le solicitaron desde la Casa Rosada.

Este domingo el periodista Sebastián Penelli publicó que Dell’Acqua mantuvo varias reuniones. Recibió y dio instrucciones, aunque todavía no se oficializaron. Según pudo saber ámbito.com, el ajuste en AA comenzará por el cierre o mudanza de sucursales en país y el exterior y el desplazamiento de cientos de trabajadores.

“Bajaron línea de reducir personal”, confesó un alto ejecutivo con acceso a las oficinas donde se resuelve la política comercial de la compañía. “Se viene un ajuste paulatino de personal”, subrayó, tras pedir el anonimato de su identidad para evitar represalias.

Hasta mediados de 2016 Aerolíneas ostentaba una plantilla de 12.040 trabajadores en el mundo. Pero la “mesa chica” del gabinete económico que integran Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui exigió reducirla 25%. El argumento es conocido: déficit presupuestario. Este plan no es nuevo. Costantini lo recibió apenas asumió, pero resistió su implementación a fondo y se fue. La misión del exTechintDell’Acqua es clarísima. Desde ahora, insistirá con los retiros voluntarios y las jubilaciones anticipadas, aunque desde la aerolínea lo nieguen.

Los detalles del renovado ajuste se trasmitieron a los principales gerentes en una reunión celebrada el lunes 9 de enero en una la sala de conferencias de AA del aeropuerto Jorge Newbery. “Vamos a Aeroparque”, se dicen entre gerentes cada vez que hay cónclave. Fue una presentación formal de la nueva conducción y de los lineamientos de trabajo. “Hay que achicar el número (de empleados)”, proveyó el principal orador.

Durante la gestión de Costantini unos 800 trabajadores aceptaron indemnizaciones y dejaron sus puestos. En ese lote se despidieron históricos pilotos, mecánicos, administrativos y oficiales de venta.

Ante la consulta, el gerente de Asunto Públicos de AA, Pablo Marcó, dijo que en la reunión de gerentes “no se habló de ninguna cifra” de despedidos “ni de un supuesto ajuste de planta”. “Eso es totalmente falso”, enfatizó.

Ante la consulta, el gerente de Asunto Públicos de AA, Pablo Marcó, dijo que en la reunión de gerentes “no se habló de ninguna cifra” de despedidos “ni de un supuesto ajuste de planta”. “Eso es totalmente falso”, enfatizó.

Las sucursales que ya no operan o dejarán de hacerlo en el país son las de Bariloche, Puerto Iguazú, San Isidro y la de Cabildo y Congreso, que desde hace unos días ya cerró sus puertas. En Europa ordenarían bajar las persianas, mudarse o vender los muebles de las oficinas de Roma y Madrid. También podrían desactivar la atención al público por mostrador en algunas de las principales ciudades de América latina. “Generan mucho gasto en dólares”, se esgrimió en la reunión, con las planillas de costos en el exterior sobre la mesa.

Otra estrategia para reducir el déficit es unificar filiales, como se prevé con la de Resistencia y la de Corrientes. “El 2016 implicó la eficientización en la optimización de recursos, que implicó una nueva organización de toda la estructuración comercial de la compañía, agrupando en siete regiones las diferentes oficinas comerciales”, explicó Marcó.

Hoy, el grueso de los pasajes se vende por la web o teléfono y argumentan que no se justifica el pago de alquileres o expensas por semejantes inmuebles. Se estima que en 2016 creció 10% la facturación total de boletos.

“Con el personal en etapa de jubilación que atendía en sucursales se llegó a un arreglo y en otros casos, como en el Conurbano o la Ciudad, se cerraron las sucursales y esa misma gente pasó a trabajar a Perú 2, desde donde se atiende toda la operación comercial de Buenos Aires”, complementó el vocero.

“La compañía está en un proceso de eficientización, y eso implica hacer análisis para generar una optimización de recursos, que le permita lograr el déficit cero en los próximos años, que es un objetivo que se mantiene” con la nueva conducción, explicó Marcó.

Todavía es incierto el destino de las propiedades de la empresa. El objetivo sería colgarles carteles de alquila o vende, como ya se hizo con algunos pisos de la torre de AA de Perú y Rivadavia. Pero hay inmuebles de los que todavía no se puede disponer, como el de Bariloche, que por un convenio con la municipalidad fue a manos de la Secretaría de Turismo local y el Emprotur.

Esta imponente esquina de 545 metros cuadrados, con auditorio para 100 personas, está ubicada en pleno centro de Bariloche, en Mitre y Villegas. Fue inaugurada en 1980, pero permaneció una década en el abandono absoluto, hasta que Aerolíneas firmó un acuerdo con la Municipalidad para ceder su uso hasta 2023 a cambio de una exención de impuestos. Antes de dejar el cargo, Costantini amenazó con romper el convenio y exigió la devolución de la cabaña. A la empresa estatal había llegado una supuesta oferta de una chocolatería por un alquiler de $ 200.000 mensuales. Finalmente, el intendente Gustavo Gennuso logró encaminar la renovación del comodato otorgando una drástica reducción en el pago de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISH). Según el plan de ajuste, lo que dejaría de funcionar son las oficinas comerciales del área de la planta baja.

En Río Negro subsistirían las sedes de Viedma y General Roca, pero ya no como sucursales, con todas las variantes de operaciones. “Éramos sucursal hasta octubre del año pasado, ahora solo hacemos ventas”, dijeron desde del Alto Valle a este medio.

Las funciones de la oficina en Puerto Iguazú quedarían absorbidas por la sucursal de Posadas y la “representación” en El Dorado. Desde Cataratas se vuela regularmente a Buenos Aires, Rosario, Córdoba y El Calafate. Es uno de los destinos más rentables. En el chalet de AA ubicado en la esquina de Victoria Aguirre al 295 todavía no acusaron recibo. “Trabajamos normalmente, tenemos venta de pasajes, reservas y atención al público. Oficialmente no tenemos nada”, dijeron asombrados. En esta sucursal trabajan cinco personas en ventas y tres en administración.

El local de Aerolíneas en Belgrano fue escenario de una tragedia con suerte. En 2012 tres personas que pasaron por la puerta en medio de un temporal resultaron heridas por el desprendimiento del mampostería con el logo de la empresa. La antigua marquesina de unos cinco metros de largo se desplomó por el viento y la lluvia y golpeó a dos hombres y a una mujer.

Cuando la sucursal Belgrano fue reinaugurada, el expresidente de AA Mariano Recalde justificó la inversión: se encuentra ubicada en una esquina estratégica de la ciudad, pasan alrededor de 8.000 pasajeros mensuales. Sin embargo, desde hace una semana ya cerró sus puertas y una decena de empleados fueron desalojados.

(Fuente:ElDivergente)

 

Comentarios

comentar