Después de que el entonces presidente Néstor Kirchner impulsara hace años una licitación petrolera a la medida de su amigo y socio Lázaro Báez, su hermana decidió quitarle ahora al empresario las concesiones adjudicadas. Son otros tiempos. El incumplimiento de las inversiones comprometidas en 2008 fue una denuncia constante de la oposición en el sur. Las empresas apartadas por la actual gobernadora santacruceña son Misahar Argentina y Epsur SA, esta última denunciada por lavado de dinero por la diputada Elisa Carrió.

La relación de la familia Báez con los Kirchner dista mucho de la década de negocios millonarios que compartieron. Mientras Cristina Kirchner se desligó en Comodoro Py de cualquier tipo de relación con el empresario K que administró sus hoteles y con quien comparte un terreno en condominio (entre otros negocios inmobiliarios), su cuñada avanzó con el retiro de las áreas petroleras con las que Epsur SA y Misahar Argentina fueron favorecidas en 2008. En esa misma licitación Cristóbal López obtuvo siete áreas de exploración.

El boletín oficial de Santa Cruz donde se oficializó la caducidad de las áreas a Báez. Foto Clarín.

Boletín oficial de Santa Cruz, donde se oficializó la caducidad de las áreas a Baez. Foto Clarín

La noticia se conoció en el Boletín Oficial de la provincia. A través del Decreto N° 1.763 el gobierno de Santa Cruz decidió la caducidad de las cuatro áreas que fueron otorgadas a Epsur SA: Meseta Cerón Chico, Río Guenguel y Paso Fuhr. «EPSUR S.A. ha incumplido las obligaciones asumidas encontrándose a la vez expirados los permisos exploratorios concedidos», indica en sus argumentos el documento oficial.

Al adquirir estas áreas, Báez se comprometió a perforar tres pozos en los tres primeros años. Los trabajos no se realizaron. Desde la petrolera argumentaron que «se perforó un pozo», por un costo de US$ 13 millones. Esto fue denunciado por las anteriores autoridades del Instituto de Energía provincial, pero todo quedó en intimaciones: el empresario K  pagó una multa de 40 mil dólares y quedó en suspenso otra de 760 mil dólares.

Desde un comienzo se supo que Báez no conocía del negocio petrolero y sorprendió que el kirchnerismo, que ahora le quita áreas, le otorgara concesiones estratégicas. Ahora la gobernadora sostiene que Epsur acredita «persistente incumplimiento de la presentación de deslinde y mensura; el vencimiento del primer período exploratorio sin solicitud fundada de prórroga, ni pedido de reversión; sin cumplimentar por ende las unidades de trabajo comprometidas, ni se presentó el informe bimensual que exige el artículo 15.2 de todos los contratos suscriptos».

Además, sostiene el decreto de caducidad que se evidencia «que todos los plazos contractuales se encuentran holgadamente vencidos y que la permisionaria no ha cumplido con sus obligaciones legales precedentemente señaladas». El diputado Eduardo Costa (Cambiemos) advirtiendo la situación, pidió en el Congreso que se revea «la entrega del 50% de las áreas, el 50% del territorio de la provincia a Báez, empresario sin experiencia en el negocio petrolero, y que no invirtió un peso en exploración».

Este año Elisa Carrió denunció a Epsur SA por la existencia de un Reporte de Operaciones Sospechosas (ROS) N° 62403127 que indica el movimiento de $ 48.934.862 como «prestamista de cooperativas».

Similar situación ocurrió con Misahar Argentina. Con esta petrolera el dueño de Austral Construcciones, adquirió Tapi AikeEl Turbio y Turbio Este que no registraron ninguna actividad. Báez ofertó por todas las áreas una suma de $80.727.000.

La caducidad de las áreas de EPSUR SA en el Decreto que firmó Alicia Kirchner. Foto Clarín.

La caducidad de las áreas de EPSUR SA, en el decreto que firmó Alicia Kircher. Foto Clarín

La gobernadora Kirchner sostiene​ que la empresa presenta «irregularidades», «falta de presentación de mesuras», «incumplimiento en los compromisos de inversión». Y señala que todos los períodos contractuales «se encuentran holgadamente vencidos y que la permisionaria no ha cumplido con las obligaciones legales precedentes«.

Así, remarcando que expiraron «los permisos exploratorios concedidos en relación a las áreas» y que se acredita «el incumplimiento palmario por parte de la permisionaria de las obligaciones a su cargo», la Provincia decidió «caducar los contratos» con los que se benefició a Lázaro Báez.

Por Lucia Salinas – Fuente: Clarín

Comentarios

comentar