El Concejal Juan José Naves se refirió a la fallida interpelación del pasado viernes. Señaló que el Intendente asistió, pero no respondió a la razón de la convocatoria ni a las preguntas de los ediles. “Debía responder sobre la venta ilegal de tierra pública, y por qué no respetó la ordenanza de tierras, pero decidió además no respetar el reglamento interno del concejo”, dijo.

Los concejales de la ciudad habían citado al Intendente Prades, para ser interpelado acerca de la venta de terrenos llevada adelante por su gestión. Algunos ejemplos corroborados por los ediles, son tres terrenos vendidos a supermercadistas chinos. El caso es que la ordenanza que rige en materia de tierra pública, indica una modalidad específica para realizar la venta; y el Jefe Comunal “no la respetó, por lo que incurrió en una venta ilegal”, sintetizó Naves.

La ordenanza de tierras es la N° 5983/14, que fue promulgada en 2015. Entró en vigencia a partir de su publicación en el Boletín Oficial N° 144, de fecha 1° de abril. La normativa está transcrita en las páginas 8 a 18 del documento oficial. La misma deroga, en su artículo N° 116, a la anterior normativa desde el momento mismo de entrar en vigencia. Además, especifica que la venta de terrenos fiscales debe ser aprobada por la Comisión de Tierras, y no puede ser realizada por la sola decisión del  Intendente. “La Ordenanza no está suspendida, como dijo Prades. Eso no existe. Todo negocio fuera de la norma, es ilegal. Alega que no está conformada la Comisión, pero eso no es excusa. Debería haber nombrado a los representantes del Ejecutivo, pero no lo hizo. Debió esperar a que la Comisión estuviera en funcionamiento para proponer los negocios que hizo por su cuenta. Cuando el Concejo pudo sesionar, una de las primeras cuestiones que se solicitaron fue nombrar a los representantes del HCD”, indicó el Edil.

Asimismo, manifestó que el Intendente hace una notable diferencia entre los empresarios y los vecinos de Caleta Olivia. “Para venderle a los supermercados chinos, prefirió violar la normativa y hacerlo de forma ilegal; pero para los vecinos que están hace tiempo esperando, les dice que van a tener que seguir esperando a que se conforme la Comisión el año que viene. Está claro el orden de prioridades que tiene el Ejecutivo”.

Falta al reglamento interno

Por otra parte, Naves  trajo a colación que a las “faltas graves” de Prades, se sumó no respetar el reglamento interno del Concejo Deliberante. “Todo el que se manifieste en el Concejo, debe respetar el reglamento, que es una institución democrática. Su artículo 128 dice que el cuerpo puede invitar al Intendente o sus secretarios con el objeto de requerir los informes verbales que considere necesarios. Así se hizo, pero el artículo 129 dice que el orden de la palabra en una interpelación es, en primer término el Concejal que requiera el informe, en segundo término el interpelado, y finalmente cualquiera de los demás Concejales. Eso no resultó así, porque no se nos permitió hablar y, en cambio, el Intendente se puso a exponer sobre temas que no tenían que ver con la convocatoria. Igualmente lo escuchamos respetuosamente, pero cuando quisimos preguntar sobre el tema de la interpelación se retiró. Fue como si no hubiera asistido, porque no explicó nada”.

Finalmente, Naves calificó la presencia del titular del Ejecutivo comunal en el Concejo como “un acto de suma soberbia, en el que no faltaron sus muy conocidos insultos, chicanas y burlas. Esta vez atacó a los Ediles, ninguneando y hasta marcando dificultades físicas. Pero todo eso es menor, si lo comparamos con que no cumple la Ley, no cumple las Ordenanzas y prioriza los negociados antes que a los vecinos de la ciudad. Se llena la boca hablando de democracia, pero no respeta sus instituciones. Habla de reconciliación política pero nos insulta. Ojalá que recapacite, porque lo que hizo en el Concejo fue lamentable”, culminó.

Comentarios

comentar