El gremio que nuclea a los trabajadores de las entidades bancarias de todo el país anunció que no recibió respuesta del Ministerio de Trabajo de la Nación para debatir salarios, por lo que este viernes cumplirá un paro de 24 horas.

Por esta medida no habrá atención a los clientes.

La Asociación “La Bancaria” ratificó este miércoles que de no mediar una convocatoria del Ministerio de Trabajo de la Nación y Seguridad Social a negociar un incremento salarial para los trabajadores del sector, este viernes concretarán la huelga de 24 horas.

Se trata de la continuidad del plan de lucha que realizan los asalariados de los bancos de todo el país, pues semanas atrás cumplieron con dos jornadas de retención de servicios en las últimas tres horas de atención al cliente, medida que tuvo un alto nivel de acatamiento en Santa Cruz, de acuerdo a lo expresado a este medio en aquella oportunidad desde la entidad gremial.

Así, de no existir una convocatoria, el gremio ratificó que avanzará en la huelga por lo que no habrá atención personalizada en los bancos.

La entidad sindical emitió un comunicado indicando que “el 12 de septiembre del presente año, fundados en la norma convencional de la negociación salarial de la pauta 2016, homologada por el Ministerio de Trabajo de la Nación, se solicitó la reapertura del debate salarial”, en tanto que una semana después el pedido fue repetido “bajo los mismos fundamentos”, señalaron.

Sin respuesta, la entidad sindical demandó “una urgente respuesta ya que la paritaria del presente año fue cerrada y homologada con una cláusula que establece que en caso de alterarse sustancialmente las condiciones económicas del país, las partes se comprometen a reunirse para analizar los niveles salariales”.

“Si insisten en incumplir la ley y el acuerdo oportunamente firmado se aplicará un paro de 24 horas el 28 de octubre”, afirmó el líder de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo.

Antecedentes

Las últimas semanas, el gremio que conduce Sergio Palazzo cumplió con asambleas en los lugares de trabajo que fueron gradualmente incrementando hasta llegar a este paro de 24 horas previsto para el próximo viernes.

 

Por esos días, los trabajadores realizaron “asambleas en los lugares de trabajo”, provocando la interrupción de atención personalizada a los clientes de las entidades bancarias.

En primer lugar la retención se dio dos días a la semana durante dos horas, en tanto que a la semana siguiente fueron tres días en las tres últimas tres horas de atención al cliente.

Si bien el núcleo del reclamo está relacionado a la reapertura de paritaria salarial, los asalariados sumaron otras demandas, como el fin del impuesto a las Ganancias, contra la desregulación del sistema financiero de la República Argentina, por la defensa de la banca pública y por el “derecho a la vida de nuestras compañeras, con una asistencia integral a las víctimas de las violencias de género”.

 

Comentarios

comentar