Le dictaron prisión perpetua a Romero por el homicidio de Giselle Páez

4077

Ayer, por mesa de entrada, se dio a conocer la sentencia contra Germán Romero, quien confesó haber matado a su pareja Giselle Páez en el mes de abril del 2015; fue condenado a prisión perpetua. Verónica Fretes, madre de la víctima expresó: “Al fin se hizo justicia y le han dictado prisión perpetua”. Además también quiso agradecer a la Justicia por la sentencia dictada.

 

El tribunal, conformado por Juan Pablo Olivera, Cristina de los Angeles Lembeye y Jorge Omar Alonso, se reunió durante los últimos días para dictar sentencia en el juicio que se le sigue contra Germán Horacio Romero quien confesó haber sido el autor de la muerte de su pareja, Giselle Páez, en abril de 2015 en la vivienda que ambos ocupaban en Las Heras.

 

Cabe señalar que la sentencia fue entregada a las partes por mesa de entrada y, por lo que se pudo conocer, en la misma se le dictó cadena perpetua al único imputado por el homicidio de Giselle.

 

TiempoSur dialogó con Verónica Fretes madre de la joven de 23 años, quien manifestó: “Finalmente supe porque me comentaron no oficialmente, ya que la sentencia me la enviarían por mail. Al fin se hizo Justicia y le han dictado prisión perpetua”.

 

Al ser consultada por cómo se encontraba ante esta pena dictada, expresó: “Me deja muchísimo más tranquila porque era lo que nosotros queríamos y  al final se logró hacer justicia en el caso de mi hija”.

 

Luego agregó: “El miedo que yo tenía era que ningún caso había tenido esta pena, excepto el de Rita Bejarano en Santa Cruz”.

 

Más adelante aclaró: “Antes de los casos de Rita y Giselle ningún caso había tenido una pena de perpetua, así que me parece un avance súper importante para las mujeres de Santa Cruz”, y agregó: “Que al fin se haga Justicia y que esto sirva de incentivo para que estas personas violentas, que les gustan matar y tienen a las mujeres como un objeto, por lo menos para que la piensen un poco y sepan que van a ir presos para siempre y no ocho días como era antes”.

 

Luego Verónica explicó que a partir de este momento y conociendo la sentencia que le dictaron al homicida de su hija, toda la familia va a poder hacer el duelo. “Lo vamos a poder hacer más tranquilos ya que logramos justicia por Giselle”, sentenció.

 

Luego hizo referencia al hermano de Romero, quien lo habría ayudado y dijo: “De la Justicia de Dios espero que si bien él (por Romero) recibió una justa condena, esa noche había dos personas ahí y es el hermano de él”, y añadió: “Durante el juicio no se le pudo comprar su participación en el hecho, por eso espero la Justicia de Dios para él”.

 

Por último le dio las gracias a todas las personas que la apoyaron y ayudaron en este difícil momento y “a la Justicia de Santa cruz, ya que al fin la perspectiva de género está siendo aplicada en la provincia, aunque falta la figura de femicidio que aún no se coloca pero debería ser así”, concluyó.

 

Confesó el hecho

 

Cabe recordar que el juicio inició hace una semana atrás en el cual Romero confesó haber matado a Giselle, quien actualmente tiene 30 años y reveló haber sido adicto a las bebidas alcohólicas y a la cocaína.

 

«Soy el autor, me hago cargo. Soy responsable de la muerte de ella», aseguró, tras lo cual contó que en 2013 llegaron desde Mendoza a Las Heras, cuando Giselle estaba embarazada de la hija de ambos, junto a un pequeño de 2 años fruto de una relación de la víctima con una pareja anterior.

 

Al mismo tiempo relató que la trágica noche del 13 de abril de 2015 mantuvieron una discusión porque Páez, quien tenía 23 años, había visitado en dos oportunidades a un amigo, lo que a él le hacía sospechar de un supuesto engaño.

 

Además aseguró que durante gran parte del día había estado consumiendo cocaína. «Esa noche, como a las 04:30, tomé un cuchillo y la lastimé, sin saber la gravedad de las heridas, hasta que entró mi hermano (que vivía con ellos) y me preguntó qué había hecho. Entonces la miré a ella y como todavía estaba consciente me pidió que la ayudara» confesó.

 

«Mi hermano fue a buscar a un vecino que era remisero y le pedí que nos llevara al hospital. Esperé afuera de la guardia y más o menos a las 06:00 salió un médico y me dijo que había muerto», agregó.

 

Posteriormente, al sentarse nuevamente ante los jueces para las últimas palabras antes de la sentencia, el imputado manifestó: «Nunca tuve la intención de matarla; fue la persona que elegí para que estuviera conmigo. Actué desde el dolor y pido perdón a su familia y mis hijos».

 

«Tenía problemas con las drogas y el alcohol; no fue fácil, traté de socorrerla cuando tomé conciencia de lo que había pasado. Por eso pido que me den la oportunidad de salir en algún momento de la cárcel para compensar lo que hice porque mis hijos quedaron sin madre ni padre. No dejo de pensar en lo que hice», resaltó.

 

Luego la madre de la víctima, Verónica Fretes, pidió hablar y se sentó informalmente ante los jueces expresando: «Escuché las palabras del acusado; le digo que lo perdono pero que mis nietos están sufriendo».

 

«No creo que esté realmente arrepentido; deberían ponerle la pena máxima por mi hija y sus hijos que hasta el día de hoy sufren y recuerdan el momento en el que fue asesinada», agregó.

 

Cabe mencionar que la sentencia será entregada por mesa de entradas el viernes 16 de septiembre.

FUENTE: TIEMPO SUR

Comentarios

comentar