En medio de un amplio operativo de seguridad con la presencia de 40 efectivos  se llevó a cabo en horas de la mañana la reconstrucción del crimen de Reinaldo Vargas, el  operario de la UOCRA quien falleció en un enfrentamiento entre integrantes del gremio petrolero que lidera, Claudio Vidal. La mayoría de los testigos no recuerda nada.

 

No se permitió el ingreso a los medios de comunicación y la justicia eligió el domingo por la mañana para evitar la interrupción del tránsito un día de la semana ya que se cortaron tres cuadras a la redonda, desde donde ocurrieron los hechos en Güemes y Lavalle.

 

 

Vale recordar que días atrás se realizó  la reconstrucción del crimen de Jorge Alfredo Muñoz, en pleno juicio oral y público y lo jueces del Tribunal Oral no tuvieron inconvenientes en que los medios cubran el procedimiento.

 

Hoy estuvo el Juez Mario Albarrán, los ocho testigos de la UOCRA y dos transeúntes, que el día de la muerte de Vargas, circulaban por el lugar.

“Los transeúntes declararon similar a lo declarado en el 2015 y en los testigos de la UOCRA notamos mucha reticencia, sucesos que se olvidaron y cuestiones que no son para nada comprensibles”,  indicaron fuentes judiciales.

 

“La verdad que la reconstrucción fue muy extraña, porque los testigos de UOCRA no recordaban momentos y no podían identificar nada. No sabemos qué pasó o si bien están amenazados. Algo raro sucedió desde el momento del hecho hasta ahora, porque no puede ser que se hayan olvidado de las cosas”,  señalaron además  “es un hecho traumático en la vida de cualquiera y es muy difícil olvidarse de episodios sucedidos. Sobre todo para el que lo vivió y es raro que no recuerden”.

 

Con la reconstrucción  se buscaba determinar una de las últimas pruebas en la etapa de instrucción y actualmente     la justicia analiza la actitud de los testigos.

 

Cabe recordar que son cuatro los imputados y procesados por el crimen de Reinaldo Vargas: Oscar Carranza, Juan “Chiquito” Quiroga, Damián Cristian Roldán y Roberto Esteban, acusados de homicidio triplemente calificado.

 

 

Vale recordar que el hecho se produjo el 9 de abril 2015 y generó el caos en la zona de Lavalle y Güemes, donde se encuentra  el sindicato de Petroleros Privados.

El violento incidente provocó terror en la zona debido a la balacera entre integrantes de ambos gremios y que dejó como saldo una persona muerta y heridos de bala.

El conflicto se originó en la localidad de Pico Truncado, debido a que operarios de la UOCRA fueron despedidos por la empresa que realiza la obra de la nueva sede del Sindicato Petroleros e iniciaron el reclamo al gremio petrolero por la reincorporación de los despedidos en Pico Truncado.

Desde la dirigencia de la UOCRA se había ordenado que similar protesta se lleve a cabo en Caleta Olivia y por ese motivo, convocaron a los desocupados que estaban reclamando frente a la municipalidad para que se dirijan al Sindicato Petroleros y realicen un “escrache”.

Hasta allí se dirigieron alrededor de treinta personas, que portaban bombos y arribaron con cánticos y trascendió que la intención era realizar una pintada en las paredes del edificio.

La policía confirmó que en ese momento, desde el interior del gremio se produjo el ataque con armas de fuego. Algunos de los disparos impactaron en vehículos, pero al menos dos personas fueron alcanzadas, una de ellos víctima fatal.

Reynaldo Vargas de 24 años de edad, recibió un impacto de bala en el pecho y perdió la vida en el momento.

Además otra persona también recibió un impacto en la ingle. Y otro obrero, identificado como Bonifacio Barrera, también fue herido de gravedad, al recibir dos disparos de arma de fuego.

En tanto, en el marco de las investigaciones, luego del incidente se secuestraron una gran cantidad de armas de fuego, en un operativo realizado en inmediaciones de la Terminal de Transportes. Asimismo, tras los ataques la policía realizó una persecución a un VW Gol, que se dio a la fuga y a los pocos minutos fue interceptado y se detuvieron a tres personas.

Además, ese día más de 28 personas se retiraron del interior del gremio petrolero, tras permanecer varias horas “atrincherados”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comentar